Las calabazas ya se acomodaron

Fueron 33 juegos de la temporada Primavera 2018 de la Liga Mexicana los que se necesitaron para que las “calabazas se acomodaran” y los equipos favoritos en cada división se ubicaran en los primeros cuatro lugares de sus respectivas zonas.

Para entender bien esta frase debemos conocerla completa: “al paso de la carreta, las calabazas se acomodan” y quiere decir algo así como: “el tiempo lo arregla todo”.

En este momento se ha jugado el 58 por ciento de la temporada, faltan 24 juegos que significan ocho series y eso a su vez un mes.

En la zona Norte, los Sultanes son líderes y luego vienen Aguascalientes, Tijuana y Monclova. Sin duda los cuatro favoritos y los mismos que clasificaron el año pasado sin necesidad de jugar un partido de comodín.  Los regios tuvieron un arranque impresionante con récord de 8-1 en sus primeros nueve partidos (en casa todos) y ahora deberán refrendarlo cuando a partir del martes empiezan una gira de, precisamente, nueve encuentros.

Aunque han sufrido una serie de movimientos en su plantel original, los Sultanes no se han visto aquejados por lesiones. Salieron del club su pitcher número uno (Javier Solano), el aporreador Domonic Brown y otros extranjeros que no eran de vital importancia. También mandaron tres mexicanos a Durango por Yadir Drake, pero eran jóvenes que no tenían mucha participación.

El equipo se ve sólido a pesar de que Edgar González no ha ganado en siete salidas y que perdieron a Solano, con marca de 4 ganados y una derrota. Su ofensiva ha apoyado a los lanzadores y ahora Jesús Adrián Castillo (4-2) toma el lugar de Solano, dejando a Marco Tovar como el número uno y a Jorge Reyes como el dos.

Tijuana ha sido un desastre de lesiones sobre todo en su plantel de pitcheo. Anuncian para esta semana el regreso de Horacio Ramírez, Sergio Mitre y Héctor Ambriz. Serrano estará listo para la postemporada y Guadalupe Chávez, el short stop titular, puede volver en cualquier momento. El año pasado también batallaron para entrar en calor, pero cuando se embalaron nadie los paró hasta el campeonato.

A pesar de perder a Jesse Castillo en invierno a cambio de varios jugadores de los Acereros de Monclova, los Rieleros de Aguascalientes están encarrilados de la mano del manager del año, Homar Rojas, quien es un maestro para manejar equipos de mediano presupuesto. El de Villa de Santiago le saca provecho a todos sus elementos sobre todo a veteranos como Chrstian Presichi (28 producidas) y Saúl Soto (17 empujadas), que siguen cargando en sus hombros el equipo.

José Vargas y Félix Pérez han sido importados destacados y ambos aportan siete jonrones. Michael Wing batea .353 con cuatro vuelacercas y 23 remolcadas. En cuanto al pitcheo todos han sido como “hormiguitas” aportando victorias de una en una. Roy Merritt tiene 3-0, Yohan Flande 2-0 y Linder Castro, en relevo, 3-0. Su cerrador es Anthony Castro, al que muchos querían correr por un mal inicio, pero que ahora aporta tres victorias y siete rescates.

De Monclova qué podemos decir. El pánico de los primeros 15 días hizo que sus directivos desgranaran la mazorca de fea manera con el consabido bajón hasta el fondo de la zona Norte, del que se han restablecido y ya juegan para .500 de porcentaje en el cuarto sitio, con aspiraciones a seguir avanzando. Perder a Manny Rodríguez, su jugador más cotizado, no fue fácil, pero se han repuesto de buena manera.

Repito, faltan 24 partidos y todavía muchas cosas pueden pasar, pero los tanto Sultanes, como Tijuana y Monclova tienen dinero para seguir trayendo refuerzos y haciendo cambios que los mantengan en las primeras cuatro posiciones.

En cuanto a los equipos que van del quinto al octavo lugar, a Durango le ha faltado pitcheo y por eso “sacrificaron” a Yadir Drake por tres brazos saludables y un utility de los Sultanes. Ellos están trabajando a futuro y dependen mucho de sus extranjeros. Viven el mismo episodio de 2017, cuando dieron la pelea el primer mes y luego se fueron a las profundidades. Un equipo sin pitcheo está destinado a los últimos cuatro lugares. Pero van bien… tiene idea de lo que quieren.

Tecolotes ha tenido muy mala suerte porque si de entrada tienen un plantel limitado, las lesiones les han pegado muy fuerte.

En 2017 los extranjeros de Saltillo respondieron y los mantuvieron en la pelea durante algún tiempo. Esta vez no ha sido así y están pagando el precio. Se antoja que sea el último año de la actual directiva.

Los Algodoneros de Unión Laguna le dieron todo lo mejor a Yucatán y desde antes de empezar la temporada sabíamos que iban a batallar mucho. Así ha sido. Ni hablar. Sin remedio.

LA ZONA SUR

Los Leones de Yucatán se reforzaron hasta los dientes quitándole a Torreón sus mejores jugadores. Han formado un equipo balanceado que ocupa el primer lugar. Las cosas están saliendo bien y se frotan las manos por volver a disputar el título. En este momento son el equipo número uno en efectividad.

Diablos Rojos del México escogió mejor que nadie a sus refuerzos y ellos han sido la base de un equipo veloz, aguerrido y que juega bien al beisbol. Su “mexicanización” de 2017 fue de provecho porque pulieron varias joyas que ahora son puntales de la organización.

Los Tigres de Quintana Roo son una agradable sorpresa porque con directiva de recién ingreso a la liga y varios movimientos en su alineación se han mantenido peleando por los primeros lugares. El pitcheo es clave con Anderson Hernández (3-0), Barry Enright (4-1), ahora Javier Solano (4-1), antes Jesús Adrián Castillo (3-2) y Pablo Ortega (1-1) que sigue en la pelea. Sus cerradores Raúl Barrón y Derrick Loop tienen siete y tres salvamentos casa uno.

Puebla comenzó muy bien, pero al igual que Monclova, se han visto afectados por las decisiones de “arriba”. En este momento han sido alcanzados por los Bravos de León, un equipo que en 2017 alcanzó el juego de comodín ante Veracruz (ahora Dos Laredos). De Puebla y León va a clasificar el que reciba mejor atención de su directiva. Refuerzos extranjeros y algún cambio nacional que los ayude en la recta final de la campaña.

La historia se parece mucho a la de 2017, la zona Norte sin juego de comodín, pero en el Sur los Bravos y los Pericos deberán pelear hasta el final por ese boleto final a la postemporada.

Síguenos!

Síganos!

Manténgase informado