La nueva época del aficionado al beisbol

No cabe duda que la forma de asistir y disfrutar el beisbol cambia drásticamente cuando se tiene un parque moderno y funcional. El nuevo estadio de los Yaquis de Ciudad Obregón, en la Liga Mexicana del Pacífico, ha revolucionado la manera de acudir al deporte preferido de los obregonenses.

Mientras miles de personas prefieren seguir paso a paso las cosas que suceden en el terreno de juego, otros más se pasan platicando en los pasillos con sus amigos, asomándose de vez en cuando al diamante para ver cómo va el juego.

En un esquema de negocios donde es importante tener multitudes que ayuden a pagar las altas nóminas de los equipos, es necesario no ser tan románticos y pedir que los asistentes sean eruditos en el difícil arte de entender el juego de las inteligencias.

Debemos ser flexibles y entender que los tiempos cambian. Si a los nuevos clientes les gusta ir al beisbol para convivir con sus amistades, bienvenidos. Son ahora parte de la nueva época de la pelota mexicana.

Los románticos debemos adaptarnos a esta nueva vida.

Por cierto que es muy cómodo ver el beisbol en el nuevo estadio de los Yaquis. Lo que les falta es un buen estacionamiento porque la gente deja su carro en terrenos baldíos que no están pavimentados. Quizás esa es la asignatura pendiente para el futuro.

Al igual que en Ciudad Obregón, hay plazas como Culiacán, Hermosillo, Mochis, Mazatlán y Mexicali donde los estadios han sido construidos o remodelados en los últimos años. En verano los Diablos estrenarán parque en 2019 y Monterrey vivió una remodelación interesante en 2018. Pero hay muchos otros estadios que no cumplen con esta nueva era de ver el béisbol. Esa debería ser una de las metas de la LMB para los próximos años.

YAQUIS ENRACHADOS

Sin analizar a conciencia el resto de los equipos que avanzarán al playoff, puedo decir que los Yaquis lucen como uno de los equipos a vencer en base a su pitcheo, que ha funcionado muy bien en los últimos partidos.

El equipo que dirige Sergio Omar Gastélum se reforzó en la segunda vuelta con un Yoaner Negrín, que el jueves estuvo a punto de alcanzar un juego sin hit ni carrera contra Mexicali. También tienen al brasileño André Rienzo, quien tuvo un verano destacado con Monclova. Francisco “Shito” Rodríguez llegó al final para aportar un brazo descansado entre los abridores. Carlos de León ha salido avante en tres de cuatro decisiones. El zurdo Arturo López hizo una buena presentación en navidad y por su condición de veterano joven de brazo equivocado, es importante en la rotación.

El manager confía en que sus abridores lleguen hasta el sexto capítulo para luego echar mano de un bullpen que ha cumplido con Miguel Aguilar, Manny Corpas, Tomás Solís, Fabián Anguamea, Eduardo Fierro, Alberto Leyva y Fabián Williamson. Maikel Cleto es el cerrado y suma ya 11 rescates.

OFENSIVA AVERAGE

En cuanto a la ofensiva, los Yaquis van a batallar un poco, a juzgar por los porcentajes de sus bateadores. Se salvan “El Cacao” Valdez con .329 y José Juan Aguilar con .278.

Pero Yordanis Linares es un primer bat que tiene .244 de promedio; Moi Gutiérrez batea .228, Haper Gamboa .239; Isaac Paredes .244 y Brock Stassi .224. Dustin Martin tiene pocos juegos, pero es una esperanza de bateo oportuno. En la banca esperan Leo Heras (.237) y el veterano Iker Franco (.289). La gran duda de todos los aficionados es por qué Armando Araiza (.110) sigue siendo el titular cuando su promedio de bat es bajísimo. Se supone que tienen a José Heberto Félix, pero no jugó en la última serie ante Mexicali.

Por tradición, la Liga Mexicana del Pacífico ha sido siempre un circuito de pitcheo y en esta ocasión los Yaquis lucen bien en ese renglón para darle la pelea a los otros cinco clasificados que buscan el título a partir de 1 de enero y representar a México en la Serie del Caribe que se jugará en Venezuela.

Síguenos!

Síganos!

Manténgase informado