Un cielo muy nublado

La idea de la Liga Mexicana de Beisbol, de irse en 2019 hasta noviembre en su calendario de juegos y armar una selección nacional para probables partidos contra equipos de Asia o Estados Unidos, pone un panorama muy nublado para la Liga Mexicana del Pacífico.

Si en este inicio de campaña 2018 la mayoría de los equipos en el Pacífico están sufriendo las ausencias de peloteros nacionales de primer nivel, imagínense el año próximo. Podría haber muchos jugadores que de plano no se reportarían o lo harían hasta enero.

Además, las fechas decembrinas siempre le han pegado a la LMP porque muchos jugadores extranjeros, sobre todo de Estados Unidos, deciden dejar los equipos para pasar Navidad o Año Nuevo en casa. Algunos ya no regresan. Si a esto le sumamos el efecto que traería el alargue de calendario en verano, pues podría ser un golpe muy duro.

Por su característica de “liga espectáculo”, la LMP no puede darse el lujo de jugar con novatos y a los extranjeros (que pueden traer 20 si quieren) les tienen que pagar en dólares y eso repercute en las finanzas.

La solución es dejar los orgullos en casa y ponerse a dialogar por el bien del beisbol nacional.

Hay algunos que piensan que esta “finta” de alargarse hasta noviembre es solamente una “carta” que la LMB ha puesto sobre la mesa para presionar a la MLB en el caso de la compra-venta de peloteros.

Podría tratarse de una argucia para conseguir que las cosas sigan como estaban y que la LMB sea la única que desarrolla y vende peloteros al beisbol de Estados Unidos.

HUELGA DE PATRONES

Las teorías de conspiración suelen darse en tiempos de especulación y no significan que se conviertan en realidad. Son eso: especulaciones basadas en el desarrollo de las cosas.

El siguiente ejemplo es una idea personal, quizás muy alucinada, pero que no deja de ser posible.

Ante un veredicto en contra a la LMB en el renglón de la vente de peloteros ¿podrían los dueños de equipos irse a la huelga?

Es decir, si ya no van a tener el beneficio de vender jugadores ¿de qué les sirve seguir gastando en una liga que por lo general les causa pérdidas en su patrimonio?

Aquí es donde los patrones de la LMB podrían presionar con no realizar la siguiente temporada y dejar a miles de personas sin trabajo.

La historia nos dice que organizar una liga profesional no es un juego y los anabistas de los ochentas se toparon en pared cuando hicieron su huelga de peloteros y formaron su propia temporada. Ellos tienen ahora la sartén por el mango.

Ahí se las dejo de tarea…

EL ESTADIO ES DEL PUEBLO

Hace poco, el gobernador de Nuevo León aseguró que el Estadio Monterrey es de todos los nuevoleoneses y que el comodato otorgado a una empresa particular (ni siquiera a los Sultanes) se puede revocar en cualquier momento si no se cumplen los reglamentos.

Y en un buen gesto de la administración del inmueble, el próximo domingo se llevará a cabo una final de la Liga San Nicolás de primera fuerza varonil.

Como caso curioso, el duelo es entre el equipo llamado Mazorcas de Maiz Mier (Pepe Maiz) y otro llamado Acereros, cuyos patrocinados son nativos de Monclova. En pocas palabras, Sultanes contra Acereros, el mismo duelo que se dio en la final de la zona Norte 2018.

Las gestiones para conseguir el parque fueron de Víctor Sánchez, presidente de la Liga San Nicolás, quien puede presumir de ser una de las ligas más grandes de México con más de 50 equipos en beisbol y una cantidad similar en softbol.

Suerte para los dos equipos y una invitación para los aficionados que quieran acudir el domingo 21 de octubre a partir de las 10 de la mañana. La entrada es gratuita.

Síguenos!

Síganos!

Manténgase informado