Bajan asistencias en Monterrey

Acostumbrados a ver entradas superiores a los 10 mil aficionados por partido en Monterrey desde el año pasado, llama la atención que en los primeros 14 juegos de la temporada Otoño 2018 sólo en dos ocasiones se haya podido superar la barrera de los 10 mil en el Palacio Sultán.

Aunque quizás no es tiempo de encender los focos rojos, la asistencia en el estadio Monterrey ha bajado con respecto al primero torneo corto y también a la temporada larga 2017. Ni qué decir de los playoffs 2018 cuando varias veces se llegó a la cifra de 20 mil personas por encuentro.

Las razones pueden variar, pero se me ocurren tres:

PRIMERA.- La saturación de beisbol que tuvimos al terminar el calendario Primavera 2018 con las dos series de playoff y la gran final ante Yucatán. La gente le respondió a un equipo que desde el principio tomó el liderato y nunca lo soltó. La expectativa de ser campeones fue muy alta y eso motivó a la gente a acudir en grandes cantidades. Sumemos en este punto la decepción del fanático por perder un título que ya se sentía en las manos. Los Sultanes llegaron a tener ventaja de 3-2 en la serie, pero perdieron los últimos dos en Mérida.

SEGUNDA.- El poco tiempo que hubo entre el final de un torneo y el inicio del otro creo que ha afectado, sobre todo si vemos un rol de juegos en el que de inmediato comienzas a jugar contra Tijuana, un rival al que enfrentaste nueve veces durante la temporada y seis en el playoff.

TERCERA.- Julio es un mes difícil porque coincide con las vacaciones de verano que muchos mexicanos acostumbran. También es el mes de graduaciones y gastos por el regreso a clases de millones de niños y jóvenes. Aunado a esto, el calor es insoportable en la mayoría de las plazas.

Los genios de la LMB tendrán que ponerse a estudiar muy bien lo que pasa en estos dos torneos cortos para poder presentar un plan de acción para 2019. Como ya lo mencioné en otra columna, julio podría ser un mes “libre” para que los dos torneos tengan una pausa entre sí y el campeón pueda disfrutar de su título y un merecido descanso.

Es cierto, muchos equipos quedan sin actividad desde antes, pero pueden existir mecanismos para mantenerlos ocupados y uno de ellos podría ser la creación de torneos regionales de fin de semana en plazas donde no se juega beisbol profesional. Por ejemplo, en el área de Coahuila se juega la Copa Gobernador, donde equipos como Saltillo, Laguna y Monclova se disputan ese trofeo. Para no saturar a su afición, pueden jugar en parques como Gómez Palacio, Sabinas, Ramos Arizpe, etc. Lo mismo se puede intentan en el sur, donde hay plazas muy beisboleras que no tienen LMB, pero si afición para apoyar un evento de tres o cuatro días.

Este punto lo abordaré en otra columna.

EL CASO MONTERREY

Regresando al tema de la Sultana del Norte, de las 14 fechas que van hasta el momento en casa, en sólo dos ocasiones se ha superado la barrera de los 10 mil, y han sido por coincidencia en domingo.

Ni la presencia de Tijuana o Monclova ha podido llamar la atención del respetable. Por ejemplo, en los tres partidos ante los Toros los días 3, 4 y 5 de julio (martes, miércoles y jueves) la taquilla registró 8 mil 741, 5,028 y 6 mil 126 personas (con boleto pagado o no).

En los últimos dos encuentros ante Monclova, el superlíder de la LMB, las asistencias en el palacio sultán han sido de 6 mil 425 y 6,724 aficionados.

El promedio actual de los Sultanes en el Otoño 2018 es de 7 mil 859 aficionados (14 juegos) y en la temporada larga 2017 fue de 11,575. Hay que tomar en cuenta que el equipo no ha tenido un arranque positivo y ocupa en este momento el cuarto lugar de la zona Norte.

Tijuana tiene ahora promedio de 9 mil 784 personas por partido, y en 2017 promediaron 10,872. El equipo de Yucatán tiene cifras de 6,615 contra 9,228 y Monclova 6,590 contra 7 mil 142.

A los Sultanes les restan 16 juegos como locales antes de terminar la campaña ante Monclova (1), Tecos (3), Rieleros (3), Saltillo (3), Durango (3) y Tijuana (3).

Síguenos!

Síganos!

Manténgase informado