El síndrome del subcampeón

Ayer me preguntó un aficionado ¿qué pasa con los Sultanes? ¿Por qué han empezado lentos esta segunda temporada 2018?
Mi respuesta fue a botepronto: ¡No pasa nada, están saturados de beisbol y con el tiempo volverán a su nivel!
Los regios tiene marca de 3-3 en este Otoño 2018 de la LMB, con una serie ganada en casa ante Tijuana 2-1 y una perdida, también en el palacio, 1-2 ante los Algodoneros de Unión Laguna.
Los jugadores de Sultanes se vieron presionados por sus series de postemporada ante Monclova, Tijuana y Yucatán. La derrota en siete partidos ante los Leones (cuando llegaron a estar arriba 3-2 en la serie final) debe haber sido dolorosa. Sus aficionados y quizás ellos, los jugadores y directivos, se sentían tan cerca del título, que debe ser muy frustrante la derrota.
En la vida deportiva nadie recuerda al subcampeón, a menos que sea para burlarse, como pasa con el Cruz Azul, o bien en el corrido del Moro de Cumpas, famosa canción mexicana que le dedica su título al caballo que perdió la carrera ante el Zaino de Agua Prieta.
Quizás la derrota en la Serie del Rey está pesando todavía en el equipo sultán. También hay que tomar en cuenta que le han dado descanso a algunos titulares.
Todo lo contrario parece haber pasado con los Leones de Yucatán, el equipo campeón del Primavera 2018. Ellos no sólo han empezado bien el nuevo torneo, sino que son líderes grupales en muchos departamentos luego de los seis primeros encuentros.
Allí es donde el triunfo superó la saturación de beisbol.
Yucatán en líder colectivo en bateo (.372), hits (87), carreras anotadas (65), producidas (60), jonrones (14) y dobletes (17).
Y como detalle interesante es que esos primeros seis partidos de la naciente temporada fueron como visitantes. Este martes regresan a casa para recibir, nada menos y nada más, que a los Sultanes de Monterrey.
LOS ACEREROS
Lo subrayé desde ante que empezara la temporada. Los Acereros de Monclova y los Diablos Rojos del México fueron los dos equipos que mejor tomaron sus días libres para prepararse y contratar jugadores que los tienen ahora en el primer lugar de sus divisiones.
Monclova agregó velocidad a su line up y por eso han anotado 58 carreras en seis encuentros. Cade Gotta y Yefri Pérez, sus bateadores uno y dos, tienen nueve y 10 carreras anotadas cada uno. Y con ellos constantemente en las bases, Jesse Castillo y Francisco Peguero tienen ya 12 carreras producidas cada uno. Los Acereros son el equipo con más bases por bolas recibidas, con 34.
Han sabido aprovechar el tiempo y su cuerpo de lanzadores también luce mejorado comparado con la temporada anterior. Ahora sólo falta que la se la crean y le den pelea a los grandes de su zona para ganarse la etiqueta de “equipo grande”.
Por cierto, ya que hablamos de ofensivas, la de Durango ha sido la más débil de este arranque de temporada con apenas .177 de promedio. Los Generales lideraron el Primavera 2018 en artillería, pero ahora han empezado con la pólvora mojada.
BAJAS ASISTENCIAS
Será el sereno, el mundial de futbol, la ausencia por la postemporada o la saturación de beisbol que vivieron algunas plazas, pero la verdad es que los aficionados se han alejado un poco de los estadios en este Otoño 2018.
En Campeche tienen promedio de mil 71 personas por partido (6); en Aguascalientes apenas han ido mil 333 sumando sus primeros tres encuentros. Tabasco promedia mil 429 y León mil 569.
Entre los dos mil y menos de tres mil aparecen los estadios de México, Durango, Oaxaca y Tigres.
Y aunque en Monterrey el promedio es de 7 mil 146 en sus primeros seis cotejos, este promedio es inferior al que tuvieron en el inicio de la campaña anterior.
Saltillo sorprende con un average de 5 mil 256 en seis juegos caseros y Monclova tiene 6 mil 266 en dos compromisos jugados en su terreno. Vale la pena enfatizar que Tijuana lleva promedio de 10 mil 936 personas por encuentro en su primera serie de este calendario, ante Durango.

Síguenos!

Síganos!

Manténgase informado