Sultanes, el favorito

En 2006, la primera vez que Sultanes y Leones se enfrentaron en una final de la Liga Mexicana, las diferencias entre ambos clubes eran abismales. Los regios arrasaron con su zona sumando 79 triunfos y sólo 30 derrotas. Los yucatecos fueron mucho más modestos, con récord de 58-51.

Sin embargo, en la serie final, el que levantó la mano fue el equipo del sur con aquel famoso jonrón del novato Jesse Castillo.

Monterrey tenía un “dream team” con Alfredo Aceves (antes de irse a las grandes ligas), Walter Silva, Alfredo García (en su mejor campaña), Valerio de los Santos, José Silva y el taponero Máximo de la Rosa. Adán Amezcua, Heber Gómez, Mendy López (30 jonrones), Miguel Flores, Dyonis César, Benjamín Gil, Ramón Orantes y Edgar Quintero.

En cambio, los Leones tuvieron su mejor arma en Pedro Castellanos (15 jonrones) con jóvenes como Luis Borges, Oswaldo Morejón, Jesse Castillo, Luis “Rayo” Arredondo, ayudados por veteranos como Willie Romero, Donzel McDonald, Raúl Sánchez, Said Gutiérrez.

Su mejor arma en la loma fue Salvador Arellano (12-5) con Oscar Rivera y Fernando Villalobos. Su cerrador y hombre que entregó el brazo en esa serie: José Vargas.

Han pasado 12 años desde aquella final de resultado inesperado y otra vez los Sultanes, aunque no con tanta diferencia, lucen más fuertes que sus rivales en turno. Y no porque los Leones carezcan de una orden al bat importante, sino por la manera en que llegan a la Serie del Rey.

Los Sultanes batallaron seis partidos con Monclova y luego terminaron con el dominio que Tijuana tuvo sobre ellos dos años seguidos. Ese triunfo sobre los Toros y la manera categórica que lo lograron, hace que la balanza se incline hacia el lado norteño.

Llegan descansados, con el ánimo en las nubes, con su staff de abridores relajado y sus relevistas a plenitud.

José de Paula y Jorge Reyes abren los dos primeros compromisos. El manager Roberto Kelly se da el lujo de dejar para el tercero al que fuera su “as” de la rotación: Marco Tovar.

Los Sultanes hicieron contra Tijuana lo justo para ganar, pero con autoridad. Los cuatro triunfos fueron por la diferencia mínima, pero sus relevistas controlaron la fuerte ofensiva de los Toros, dándole tiempo a la ofensiva de hacer esa rayita de la diferencia.

Dicen lo que saben que cuando los juegos se ganan por una carrera son triunfos del manager y Kelly ha demostrado que sabe del negocio. Las dos derrotas de Sultanes ante los astados fueron por amplio margen. Las victorias con el cuchillo entre los dientes, cuando le duele más al rival.

En este momento al equipo no se le ve un hueco. Antes decíamos que la duda era la receptoría, pero Arturo Rodríguez ha hecho un buen trabajo. Murillo, Alvarez, Ramiro Peña, Ramón Ríos, Elizalde, Drake, Chris Roberson, Leo Germán y Víctor Hugo Mendoza son sólidos en sus posiciones o como emergentes. Hay buena banca, juventud y hambre de triunfo.

Los Leones fueron el equipo con mejor promedio de ganados y perdidos en la temporada Primavera 2018, pero batallaron ante el pitcheo de Quintana Roo en la final del sur. Vienen de jugar una pesada serie de siete partidos y su pitcheo está un poco de cabeza.

Jonathan Castellanos, con 20 días sin subirse a la loma, será en encargado de recibir a los Sultanes este miércoles en el Kukulcán de Mérida. La última aparición del Jona fue el 31 de mayo ante los Bravos de León, cuando duró una entrada dos tercios, con seis hits y tres carreas.

Y luego sigue José Samayoa. En Monterrey estará Yohaner Negrín y la duda entre Felipe Arredondo y Carlos Frías, este último sin poder aportar mucho últimamente.

Ronald Belisario y Chad Gaudin, dos de sus pilares en el relevo, han trabajado mucho y cuentan también con Andrés Avila y Mario Meza, Edgar Gómez y Jesús Barraza. Sinceramente, parecen vulnerables ante la artillería de los regiomontanos, cuya fuerza radica precisamente en sus relevistas: Nick Struck, Manny Acosta, Wirfin Obispo, Felipe González, Atahualpa Severino y varios más que están listos y descansados.

Pero esto es beisbol y todo puede pasar. Influyen muchas cosas en el resultado final de una serie y esto va desde la motivación de la directiva hacia sus jugadores, el momento anímico, el apoyo de su público, el clima.

Al igual que en 2006, los Sultanes lucen favoritos para superar a los Leones… pero lo tienen que demostrar en el terreno de juego.

LOS JUGADORES DEL CAMBIO

En el invierno, Sultanes y Leones hicieron un cambio polémico entre jugadores de primera línea. Los regios soltaron a Luis Juárez “El Pepón” y a Walter Ibarra, dos elementos titulares que parecían básicos en el orden al bat. En su lugar llegaron Ricky Alvarez y Francisco Lugo.

Luego de la primera temporada 2018, los dos equipos parecen estar contentos con el movimiento. ¿influirán estos jugadores en la serie final?

Síguenos!

Síganos!

Manténgase informado