Una difícil negociación

A raíz de una información publicada ayer por el portal strikeout, donde se habla de que MLB ha decidido cancelar la compra de jugadores mexicanos, les comparto esta columna que publiqué el 1 de marzo de 2018, en la que hablo sobre ese tema.

Difícil negociación

por Héctor Bencomo (01 de marzo de 2018)

No va a ser nada fácil para los dirigentes de las Ligas Mayores tomar una decisión sobre el sistema de compra-venta que tienen los equipos de Estados Unidos con los de la Liga Mexicana. En menos de dos semanas se van a sentar frente a frente y deberán salir contentos ambos bandos, porque si no, el beisbol es el que va a perder.

Desgraciadamente para la Liga Mexicana, hace un año recurrieron por su propia voluntad para que los “gringos” les resolvieran el dilema de los jugadores mexicoamericanos. Dejarlos jugar como nacionales o limitar la cantidad en los equipos. Esa vez la respuesta fue “puertas abiertas a todos los pochos” y, aunque hubo directivos que no estuvieron de acuerdo, tuvieron que acatar la orden.

¿Será igual esta vez? ¿Deberán ponerse a modo de los hijos del tío Sam?

Un punto a favor de la Liga Mexicana es que es la única liga sólida en toda Latinoamérica que se sostiene por décadas con su propio esfuerzo. No pueden juzgarla igual que a otros países donde simplemente en verano no pasa nada. Nadie arriesga su dinero, su tiempo, su esfuerzo.

La Liga Mexicana se podría comparar con la de Japón o Taiwán, que funcionan sin depender deportivamente y a la par de las Ligas Mayores. Es por eso que no hay tantos mexicanos, japoneses o taiwaneses en la gran carpa, porque tienen su propio beisbol.

Pero los norteamericanos son expertos en poner condiciones y simplemente recordemos como se metieron con los japoneses y viendo la inflación que causaban sus estrellas que emigraban a Estados Unidos, se sacaron de la manga que el pago máximo por pelotero sería de 20 millones de dólares.

Y es que en el pasado, tanto Daisuke Matsuzaka como Yu Darvish firmaron con Boston y Texas por 51 millones cada uno. En cambio, el fenómeno Shoei Otani tuvo que firmar por el mínimo en 2018 con una opción de bonos por dos millones más. Su equipo original en Japón se conformó con 20 millones.

Pero estos son argumentos solamente y habrá que ser magos para saber cuáles son las intenciones de los güeros. Ellos son conquistadores y ante la crisis social de Venezuela quizás piensen que se acabó ese manantial de peloteros y hay que buscar en otra parte.

En lo particular soy de la idea que en México existe mucho talento para el beisbol, pues por la bondad del clima en casi todo el territorio, el Rey de los Deportes se juega casi todo el año en todos los rincones del país.

Es impresionante estar al tanto de cientos de ligas pequeñas en Oaxaca, en Morelos, en Chiapas. Y qué decir de las ligas semiprofesionales como las de Chihuahua, Tabasco, Coahuila, Nuevo León, Zacatecas, Oaxaca.

Donde levantemos una piedra habrá beisbol, a pesar de que desde hace mucho tiempo las televisoras nos hayan metido el futbol hasta en el inconsciente.

Ojalá que los directivos que representen a la LMB en esa reunión próxima sean inteligentes para negociar lo justo y que ganen todos: los clubes, los jugadores y la afición.

Síguenos!

Síganos!

Manténgase informado