En las finales, todo puede pasar

"Lanza strikes y se tú mismo".-  Iván Rodríguez a su hijo Dereck.

Amigo lector, si todos los resultados en el beisbol fueran arrojados por los números y sabermetría entonces hace mucho tiempo habría perdido la magia este juego. Las finales de las zonas dentro de la LMB arrancaron con el agradable presentimiento de que todo puede pasar, por supuesto que las probabilidades de que Toros de Tijuana avance a la gran final por contar con un pitcheo que apenas permite 2.00 de efectividad en postemporada son grandes, los fronterizos tienen en su line up al campeón bateador de la mini temporada (Issac Rodríguez) quien comentó en entrevista exclusiva para esta columna que "una vez estando en la final los momentos de cada pelotero pueden cambiar", reconoce que mentalmente se llega con un plus adicional "pero también enfrentas a un equipo motivado con jugadores que tienen la capacidad de cambiar un encuentro de un inning a otro".

Los Sultanes de Monterrey tienen una mística distinta a temporadas pasadas; desde el inicio Roberto Kelly entendió su papel de manager (administrador), sabe que los protagonistas son los jugadores, su formas son discretas, pero efectivas y creó un ambiente de sumar entre todos. La llegada de Sebastian Elizalde y Ramiro Peña dieron solidez al ser jugadores que pueden realizar cualquier tipo de jugada en la caja de bateo o corriendo las almohadillas. 

En la zona Sur, Leones aparece como favorito para los que les gusta la sabermetría; todos sus departamentos lucen fuertes. Por otra parte, Tigres mostró ese deseo y corazón frente a Diablos que se aplaude como aficionado, el dramatismo y garra que imprimen es la necesaria para lograr las victorias. Carlos Gastélum retoma el liderazgo del equipo desde la intermedia con su característico sello de su carrera, su guante ha sido de lo mejor en su carrera y el madero el jugador clutch de los felinos. No estoy peleado con las estadísticas ni con las sumas y restas, hay algo más en el beisbol, ese presentimiento, intuición que como los buenos managers existe, repito, en este juego, por lo menos es lo que deseo. 

Héctor Velázquez lanzador mexicano de los Red Sox es un verdadero guerrero azteca en tiempos que parecían automatizados, es destacable y para analizar la grandiosa versatilidad que tiene en su aseado trabajo como serpentinero este "novato" en grandes ligas. Para muchos, el subirse a lanzar a la loma como relevo, inicialista o cerrador es lo mismo, claro que la misión es la misma pero hacerlo con efectividad no cualquiera lo hace. El momento mental y presión dependiendo de la circunstancia del juego no es el mismo, Velázquez es de esos lanzadores que los conocemos como "dame la pelota y te arreglo el asunto".

La efectividad del sonorense esta en 1.99 convirtiéndose en una de las cartas más fuertes de Boston, que está liderando su división, peleando palmo a palmo con Yanquis; los patirojos son el quinto mejor bullpen de las mayores del cual, el mexicano tiene mucho que ver.

Vamos directos al día del padre 2018 y me llamó la atención las declaraciones y actitud de uno de los más grandes receptores de la historia y ahora Salón de la Fama, cuando se le preguntó acerca del debut de su hijo Dereck, lanzador de los Gigantes de San Francisco: "nunca sentí nerviosismo, miedo o preocupación durante mi carrera como el ver a mi hijo debutando", dijo el puertorriqueño, quien reconoce que no es fácil ver al vástago dentro del diamante y que algunas cosas no le salgan bien. A través de la historia hemos visto padres e hijos en la gran carpa y para muchos les pesó demasiado el apellido y créame que no desearía estar en sus spikes, imagínese por poner algunos ejemplos: Rose, Gibson, Clemens, Rivera y otros que los hijos eclipsaron a los padres como: Cano, Fielder, Ripken, Bonds.

En México tenemos muchos ejemplos de ambos lados algunos como Espino, Valenzuela, Carrillo, por nombrar algunos  ¿Usted recuerda algunos más? 

Por eso y muchas cosas más, yo beisbol.

Síguenos!

Síganos!

Manténgase informado