Qué pena por Kershaw

Con la cabeza baja, sin uno solo de sus compañeros a su lado, Clayton Kershaw nos dejó una de las imágenes más tristes de un pelotero en los últimos años.

Luego de seis lanzamientos, los tres primeros para ponchar a Adam Eaton, su manager salió por él a la loma. había permitido jonrones consecutivos y dejó la pizarra empatada, en un juego que parecía ganado y que finalmente costó la eliminación a los Dodgers.

Kershaw es, sin duda, uno de los mejores lanzadores de los últimos años en la MLB. Con tres premios Cy Young en su haber y un segundo lugar en 2017, el texano tiene muy buenos números en temporada regular, pero es conocido por no funcionar en la postemporada.

Este miércoles su mala salida no solo significó la eliminación de su equipo, probablemente marcó el fin de la era de Dave Roberts como manager en Los Ángeles.

El caso de Kershaw ha sido muy comentado, pues así como se quiebra en los momentos de presión, existen peloteros que, sin tener grandes números o nombres, parecen estar hechos para sobresalir en la hora adecuada.

David Freese salió del anonimato en el 2011, cuando empató y luego ganó a con jonrón en extra innings el juego 6 de la Serie Mundial, con los Cardenales de San Luis.

Rajai Davis hizo algo parecido al sacar un lanzamiento de Aroldis Chapman cuando Chicago estaba a punto de ganar su primera serie mundial en el 2016.

La lista es larga, pero es cierto que aunque estos beisbolistas siguen jugando al más alto nivel, nunca más volvieron a lograr algo parecido.

Kershaw, que probablemente tendría un lugar en el Salón de la Fama asegurado si sólo se tratara de temporada regular, deberá trabajar mucho para salir de este bache, pues la calidad como lanzador no ha desaparecido por completo.

La situación del lanzador zurdo recuerda a lo que Justin Verlander pasó hace algunos años, cuando las lesiones en el hombro, una hernia y lo que él mismo calificó como una depresión, lo pusieron al borde del retiro apenas a los 32 años.

Verlander dijo que los doctores y el medicamento nunca lo curaron totalmente, por lo que tuvo que apoyarse en la terapia, su esposa y sus padres, para recuperar la forma perdida que lo llevó a ganar una Serie Mundial en 2017 y ahora lo tiene peleando por llegar a una más.

#hitazo

Síguenos!

Síganos!

Manténgase informado