Diversidad de campeones

Las Ligas Mayores tendrán un nuevo campeón este año, lo que hará que por vigésima temporada se tenga un ganador de la Serie Mundial diferente al del año anterior.

Tal vez el dato no sorprende, pero si se tiene en cuenta la enorme diferencia en la nómina que existe entre equipos, el hecho resulta por demás llamativo.

Contrario a otras ligas profesionales de los Estados Unidos, las Ligas Mayores permiten que los equipos tengan una nómina libre, aunque con una penalización o “impuesto de lujo” para los que superen los 206 millones de dólares.

Lo cierto es que en la liga que prefiere a los millonarios, 13 equipos distintos han encontrado la manera de coronarse campeones de la Serie Mundial desde el 2000, sin que uno solo repita en años consecutivos.

Este año tres equipos -Boston y Nueva York en la Liga Americana, y Chicago en la Nacional- pagaron este impuesto. Sólo uno de ellos podría alcanzar el campeonato.

Si el dinero pudiera comprar títulos, los Red Sox hubieran repetido este año su título del año anterior. Con una nómina de más de 220 millones de dólares, los de Boston no pudieron ni siquiera alcanzar un boleto de comodín para la postemporada de las Ligas Mayores, dejando espacio para un nuevo monarca.

El año pasado, el experimento de darle un equipo millonario a un manager novato funcionó, pero este año, con casi 40 millones de dólares invertidos en jugadores lesionados, Boston se quedó lejos de ser el primer equipo en repetir un campeonato en MLB desde el inicio de este milenio.

Otros millonarios, Dodgers y Nationals, se pelean un solo boleto para la Serie de Campeonato, mientras que más abajo San Luis y Atlanta, también con nóminas por encima del promedio de la liga, 137 millones de dólares, podrían alcanzar esas instancias.

La historia de nuevo son los Rays de Tampa Bay, que con la plantilla más barata de todos los equipos de la MLB, sólo 63 millones de dólares, está en playoffs y ya le sacó un juego a los poderosos Astros de Houston.

Sin una filosofía de igualdad como la que maneja la NFL, en donde todos los equipos se reparten ganancias por igual y el peor sembrado elige al mejor jugador colegial, resulta casi imposible encontrar una razón por la que una franquicia que tiene casi 140 millones de dólares menos invertida en sus jugadores, puede competir a ese nivel.

Las explicaciones pueden llegar en los factores no tangibles del deporte: la motivación, la mentalidad, las ganas de los peloteros de mostrarse, pero realmente no encontraríamos la adecuada.

Este año, Washington, Tampa Bay, Dodgers y Atlanta podrían ser campeones por primera vez en el siglo XXI, continuando con la diversidad en la MLB.

#hitazo

Síguenos!

Síganos!

Manténgase informado