Negativo o positivo... he ahí el dilema

Mucha polémica causó mi columna publicada ayer en la que enmarco lo bueno y lo malo de la temporada 2019 de la LMB.

¿Cómo puede alguien decir que ha sido un buen año cuando al presidente lo despides (tácitamente, sin hacerlo público) antes de que termine la temporada?

Nada más con eso tenemos para estar seguros que algo no estuvo bien hecho. Si las cosas marcharan al pie de la letra, todo sería felicidad. Pero no es así y no se puede ocultar la realidad con un grito o una amenaza.

Eso sí, hay muchas cosas que se pueden hacer y encaminarse hacia la mejor época del beisbol nacional. Los directivos son poderosos, dirigen grandes empresas que ganan dinero. En sus manos está el éxito o el fracaso del Rey de los Deportes.

Pero no entiendo a los directivos que dicen que un periodista es NEGATIVO cuando se atreve a recalcar las áreas de oportunidad que tiene la liga profesional más vieja de México. ¿Entonces debemos quedarnos callados y servir de comparsa?

El problema es que cuando uno resalta las cosas favorables, nadie dice nada. ¿Por qué los directivos no me llaman para agradecerme los cientos de videos POSITIVOS que he publicado en HITAZO a lo largo de dos años? Yo tendría suficiente con un GRACIAS. Y no es mi trabajo hacerlo, es mi gusto y mi placer. Es un pequeño legado que aporto al beisbol.

Creo que mi periodismo ha sido balanceado durante toda mi carrera. Critico cuando hay que hacerlo y alabo cuando se lo merecen.

Vean los cientos de videos con los muchachos de la Academia de El Carmen. Todo es positivismo en ellos. Y a nadie le pido un peso para ir hasta las instalaciones que quedan a cuando menos 40 kilómetros de Monterrey.

¿Saben cuándo un directivo me ha dado las gracias por eso? NUNCA. Pero son los padres de familia y los amigos de esos prospectos los que se encargan de pagar mi esfuerzo con sus mensajes de agradecimiento.

La invitación personal que me hizo la familia Juárez-Serna cuando Víctor firmó con los Rockies de Colorado no tiene precio. Nunca tendré con qué pagarles. Y tampoco los mensajes de los papás de esos muchachos que me siguen escribiendo y diciéndome cómo les ha ido a sus hijos.

Eso es lo bonito del beisbol. Los amigos que vas haciendo en el camino. ¿Y las entrevistas con los peloteros amateurs y con los niños de Ligas Pequeñas? De eso nadie se queja. Nadie en todo México publica más videos originales que HITAZO. Eso se llama promover el beisbol.

A los directivos del beisbol profesional (y a algunos del amateurismo y ligas pequeñas) nunca los vamos a tener contentos porque siempre están pensando que su trabajo es mejor que el del vecino. Son ellos los que estuvieron a punto de desaparecer la LMB en enero de 2017.

¿O a poco yo y los demás periodistas nos estábamos peleando en aquel hotel de la CDMX cuando se produjo el cisma que dividió a la liga en dos partes?

¿Fuimos los periodistas los que corrimos al presidente de la LMB (Plinio Escalante) en plena asamblea?

¿Somos los periodistas los que ocultamos los casos de doping? ¿Los que firmamos convenios completamente opuestos a la necesidades de la liga?

¿Fuimos nosotros los que cambiamos la pelota Rawlings por la Franklin?

Fueron ustedes, señores. Son ustedes los que tienen que ponerse de acuerdo para que la LMB camine como lo está haciendo en este momento la LMP. Sé que les duelen las comparaciones, pero es la realidad que salta a la vista.

Creo fervientemente que la LMB puede escribir sus mejores historias a partir de este momento, pero se necesita que administren de lo general a lo particular. Es más importante el bienestar de la LMB que los campeonatos de un club. Hay una frase que resume todo: “Nadie es más importante que el beisbol”.

Y un directivo lo dijo antes de la última asamblea (no fui yo, eh?): “Si dejamos los EGOS afuera de la reunión de presidente, podremos llegar a grandes acuerdos”.

Pero son gajes del oficio y hay que seguir adelante. Afortunadamente hay 38 mil seguidores que me alientan todos los días a esforzarme para ofrecerles mi punto de vista. Y mientras ellos estén allí, yo seguiré firme. Hay muchos que llegaron, vieron y se fueron, sus razones tendrán y se respetan.

Pero vienen cosas muy buenas en el beisbol y yo quiero ser testigo de esa historia. Por lo pronto me froto las manos para que empiece la temporada 2019-2020 de la LMP, en donde los Sultanes harán historia como el único club que juega en verano e invierno el mismo año.

Suerte también para los Algodoneros de Guasave, que regresan a casa. Suerte a los 10 equipos de la Liga Mexicana del Pacífico.

Octubre es el mes del beisbol, disfrutémoslo sin amarguras.

#hitazo

Síguenos!

Síganos!

Manténgase informado