Estamos eliminados... ya nos fregamos

Muchos aficionados a los Sultanes de Monterrey amanecieron tristes y buscando la razón por la cual el club fue eliminado de la primera ronda de playoff por los Acereros de Monclova la noche del jueves, algo que no pasaba desde 1987, es decir, 32 años.

Nunca es fácil perder, sobre todo cuando crees que tienes un equipo competitivo. Pero “así es el beisbol”.

La respuesta más fácil y fría es: “Acereros también es un gran equipo”.

Pero a veces el aficionado, desilusionado, quiere más razones, quiere encontrar culpables como aquella famosa frase que Pepe Maiz siempre decía cuando el equipo era eliminado: “Sobrarán cachuchas”.

El equipo estaba entero y se dieron el lujo de tener en la banca a Ramón Ríos y Yadir Drake, dos jugadores que en cualquier otro equipo sería titulares. No hubo lesiones de última hora.

Quizás el secreto fue su pitcheo abridor, que llegó al playoff luciendo débil. Edgar González, quien ganó 12 partidos en la temporada, fue colocado como cuarto abridor. Tuvo sólo una salida ante Monclova y no duró mucho.

Logan Darnell nunca fue consistente, dando una de cal y otra de arena. Marco Tovar de igual manera. César Vargas hizo lo que pudo. Faltó un “caballo” que se echara el equipo al brazo.

Y al parecer también faltó scouteo de avanzada, esas personas que ven los partidos del futuro rival y les avisan a los managers y coaches las debilidades del enemigo.

¿Acaso no se dieron cuenta que Chris Carter fue el campeón jonronero 2019? Carter le dio seis palos de vuelta entera a los Sultanes en siete juegos… ¿nunca encontraron su punto débil? ¿no era más barato pasarlo que tirarle? Carter estaba en un plan como Héctor Espino en sus mejores tiempos… así de sencillo.

¿FALTÓ HAMBRE?

Quizás faltó hambre de triunfo, pero eso sólo lo saben ellos. En la intimidad del clubhouse no es fácil entrar, aunque tarde o temprano se saben las cosas.

Por lo pronto, muchas caras largas desfilaron hoy por la oficina de Miguel Flores despidiéndose y, al mismo tiempo, preparándose para ser rivales de los Sultanes en la temporada de invierno.

Y cuando hablamos de caras largas no sólo hablamos de jugadores. También los directivos amanecieron con la “cruda moral” de estar fuera de la fiesta grande.

Si el beisbol de Monterrey tuviera un Roberto Hernández Jr. y el equipo no fuera de Multimedios, ya estaríamos escuchando aquella famosa canción de Miguel y Miguel que le cantaban a los Tigres y Rayados cuando se quedaban fuera de la Liguilla.

“Estamos eliminados, ya nos fregamos”… ¿se acuerdan?

Bonita canción dedicada a los clubes del futbol que ahora son los equipos grandes del balompié mexicano.

¿Cabría hoy ponérsela a los Sultanes? ¿Aguantarían vara como lo hicieron los directivos del futbol?

Lo cierto es que los grandes egos de los directivos se van ablandando con las derrotas y, en la temporada invernal, los Sultanes no están catalogados para ser protagonistas. Son un equipo de expansión que va a batallar para ganar juegos y también para llevar gente al estadio.

La gente regia del beisbol no está acostumbrada a ver el juego con un café caliente en la mano. Aquí es con cerveza bien helada. Tampoco están acostumbrados a perder y no ser de los equipos favoritos.

Pues van a tener que aprender y ser modestos porque en el papel, lucen para estar en los últimos lugares, con la esperanza de calificar como sextos o séptimos del pelotón de 10 equipos.

En los próximos días analizaremos las estadísticas veraniegas de los jugadores de Sultanes en la LMP y veremos departamento por departamento para que ustedes tengan una idea de lo que viene.

CONVENIOS DE TRABAJO

Se me había olvidado decirles que los Sultanes han comenzado convenios de trabajo con Cincinnati y Astros de Houston. En lo que respecta a los Rojos, ese trato es a través de Barry Larkin, aquel gran short stop.

En otro tema, Yamaico Navarro me comentó que se irá a descansar a Nueva York y que piensa reportar al beisbol de República Dominicana hasta noviembre.

En cuanto a los extranjeros de los Sultanes, los dos seguros son Nick Struck y Félix Pérez, este último se llevó 12 chocolates ante Monclova en la serie de siete juegos.

#hitazo

Síguenos!

Síganos!

Manténgase informado