Directivos arcaicos deben irse

En la vida, cuando eres exitoso, todos intentan copiarte y derrotarte. Esto viene a colación porque ahora se han puesto de moda los torneos de categoría 11-12 años en México, pero impulsados por la magia de la Serie Mundial de Williamsport.

En Estados Unidos hay otros eventos parecidos, como el Cal Ripken, que se juega unos días antes del clásico de Williamsport. Aunque está bien organizado y tiene un formato casi idéntico, todavía no alcanza los niveles de rating y aceptación que el original.

En México, el año pasado llegó el torneo de categoría 11-12 años auspiciado por la Major League Baseball en la Ciudad de México. Al vapor formaron equipos con niños de diferentes ligas pequeñas (la mayoría afiliadas a Williamsport) y salieron del problema. En este 2019 ya se anuncia la edición número dos.

En Nuevo León, por ejemplo, el equipo tenía un nombre, pero se formó con la mitad de chamacos de otra liga. Los que armaron el conjunto lo hicieron bajo sus propios intereses, ya que no había una métrica a seguir, más que la edad.

En estos momentos se juega el torneo de la Liga Mexicana del Pacífico donde la tónica fue la misma. Con el nombre de los equipos que participan en la LMP, se formaron equipos de diferentes ligas pequeñas y ya.

¿Qué sistema abastece a todos estos torneos de reciente creación? Cuando menos en Nuevo León es el sistema Williamsport, al que “pertenecen” la mayoría de los parques donde se juega beisbol infantil.

¿Y cuál es el secreto de Williamsport?

Haber hecho las cosas bien durante mucho tiempo. Reponerse a las fallas cometidas y enmendarlas. Convencer a sus patrocinadores de que el sistema es correcto y así poder obtener a cambio grandes cantidades de terreno para construir un complejo impresionante. Tener directivos honrados que no buscan un beneficio económico a cambio de su trabajo. Pero también tienen personas muy profesionales que devengan un sueldo, pero hacer muy bien su labor.

Trabajo, trabajo, trabajo. Esa es la respuesta.

Y el trabajo trae lo demás. El éxito de Williamsport es que lo han sabido exponer en los medios de comunicación. Se han ganado la confianza de las grandes cadenas que muestran a los niños como si fueran jugadores de Grandes Ligas. Y eso vende. Eso enamora.

En México falta mucho para llegar a esos niveles. El beisbol como negocio está en pañales y nadie quiere invertir su tiempo en apostarle al Rey de los Deportes. Con decirles que Multimedios (dueño de Sultanes y Bravos de León) acaba de restructurar su barra deportiva en radio y le quitó una hora diaria al beisbol. Su nuevo lema es: “Más futbol”.

DIRECTIVOS ARCAICOS

Y aunque el sistema Williamsport sea incomparable a nivel internacional, en México, desgraciadamente, se vive una época triste porque los directivos han sido rebasados por el mismo sistema.

México tiene tantas ligas afiliadas a Williamsport que ya se ha vuelto imposible controlarlas. El último nacional fue una pena, con la eliminación de Tijuana en pleno torneo nacional. Pero si nos vamos para atrás hay una larga cadena de irregularidades en torneo nacional que ya he descrito en otras columnas, pero que si es necesario, las volvería a publicar.

José Maiz García, presidente nacional de las Ligas Pequeñas afiliadas a Williamsport, se ha rodeado de un grupo de personas que no le han ayudado, al contrario, le perjudican. Pero lo más triste del tema es que no lo quiere reconocer.

La política de Maiz García es no responder a los reclamos de la prensa o de las ligas. La “ley del hielo” es suficiente para mantener la venda en los ojos y no querer ver que el sistema ya se le salió de las manos.

¿Acaso está esperando que los directivos se cansen y vayan en grupo a pedir su renuncia a Williamsport?

El torneo que ahora hace MLB y el que acaba de inaugurar la LMP, han comenzado mucho mejor que los que auspicia Williamsport en México.

La inversión económica, los patrocinadores y la exposición en medios es muy superior a la que reciben los torneos nacionales del sistema Williamsport.

Es una pena decirlo, pero es verdad. El nacional 11-12 años de este 2019 estaba calendarizado para Hermosillo, Sonora, pero unos meses antes declinaron y para no batallar se lo dieron a Sabinas, Coahuila, donde se había realizado hace apenas dos años.

La gente de Sabinas es adorable y sacaron el evento de la mejor manera, pero si se planeara con más tiempo, se podrían hacer mejoras a los campos y procurar facilidades para los medios de comunicación. Hay sedes que se repiten como Reynosa, Matamoros, Monterrey, y otras que tienen mucho tiempo sin aparecer como son las ligas de Jalisco o Chihuahua, donde yo no recuerdo un nacional de 11-12 años en los últimos 20 años.

Si no fuera por los periodistas “independientes” que fueron a transmitir de manera “amateur” los partidos con su teléfono celular, nadie se hubiera enterado del nacional de Sabinas a nivel nacional. Con decirle que ni los directivos nacionales se pararon luego de la inauguración.

Es una pena que Williamsport Internacional no se dé cuenta de lo que pasa en México. En apenas un año, dos torneos alternativos amenazan con superar al tradicional torneo nacional de Williamsport en México.

Dan ganas de llorar.

#hitazo

Síguenos!

Síganos!

Manténgase informado