LOS OCHO GRANDES

Siempre han habido comparaciones entre la Liga Mexicana de verano y la de invierno, pero para ser honestos es muy injusto comparar un circuito de 8 clubes con uno de 16. La calidad de diluye al tener más equipos, eso es lógico.

Pero en este momento, cuando en el playoff han quedado los ocho mejores conjuntos de verano ¿alguien puede insistir en que el beisbol de la LMB es de menor calidad calidad?

Tijuana, Monterrey, Monclova y Saltillo, en la zona Norte, son cuatro franquicias que reúnen los requisitos para ser exitosas. Primero, tienen dinero para invertir. Parques de pelota con capacidad para que la inversión sea redituable (quizás Monclova debería pensar en aumentar el aforo).

Revisar los rosters de estos cuatro equipos es ver lo mejor de lo mejor en el mercado disponible. Olvidémonos de jugadores de Ligas Mayores porque esto es liga menor y como tal debe analizarse. Son contados con los dedos de la mano los peloteros activos en Ligas Mayores que vienen a jugar a México y cuando lo hacen es por temporadas muy cortas o con muchas condiciones.

Es más bien “venta de humo” de algunas directivas que los anuncian para vender boletos y tener contentos a sus aficionados.

Y en la zona Sur no cantan mal las rancheras. Cuatro clubes con dinero y con planteles interesantes. Diablos Rojos, Yucatán, Quintana Roo y Oaxaca. Los dos últimos tienen el problema de tener parques pequeños y quizás una afición no tan comprometida como escarlatas y Leones.

En el sur, faltaría sumar a Puebla, que siendo una metrópoli siempre tendrá ese plus de dinero y población abundante que, con una buena estrategia, acudirá al parque para apoyar a su equipo.

Si ya sumamos a Puebla, en la zona Sur, en el Norte podríamos darle una oportunidad a Tecos, el único que juega en dos países diferentes como local. Con una buena inversión de capital y administración, los emplumados podrían ser también una potencia.

Entonces. Si a los ocho grandes les sumamos Puebla y Laredos, tendremos una tremenda liga de 10 equipos igual en calidad que la LMP, pero jugando seis meses y ofreciendo un gran beisbol.

Sé que no es fácil cortar a los otros clubes, pero es hora de hacer algo radical e inteligente por el bien de la liga. Piénsenlo, piénsenlo.

QUE HACER CON LOS DEMÁS

El Rey de los Deportes se juega en México más que en ningún otro país del mundo. A donde quiera que vayamos van a haber equipos infantiles, amateurs, semiprofesionales o estudiantiles que mantienen con vida el beisbol en el rincón menos pensado de nuestra bendita República.

Bueno, pues habría que intentar una o dos ligas alternativas (clase doble A, quizás) en donde participen los equipos que no alcancen una franquicia en la LMB.

Incluso podría haber convenios de trabajo con los equipos “grandes” y abastecer de peloteros cuando llegan las lesiones. También podrían mandar jugadores a rehabilitación y eso sería atractivo para los aficionados.

SALGAN DE SU ZONA DE CONFORT

Cambiando un poco de tema,  en mi anterior columna mencioné que se vive una gran euforia por el beisbol estudiantil en Nuevo León y aunque en este momento hay un “pico”, la verdad es que siempre se ha jugador mucho beisbol en las escuelas superiores.

Es una pena que el Instituto Tecnológico de Monterrey (ITESM) haya retirado su apoyo a la pelota porque era un rival tradicional al que todos querían vencer.

Pero si agregamos las Universidades Tecnológicas, las decenas de universidades particulares que hay en Monterrey y algunas de Tamaulipas y Coahuila, se puede hacer una liga sensacional.

Peeeeeero, como siempre hay un pero. No sigan haciendo las cosas a escondidas. Tienen que salir a la sociedad a mostrar su trabajo. No sé si sea por envidia, por temor a fracasar o por ignorancia, pero la mayoría de las ligas universitarias se manejan tras bambalinas y nadie sabe que existen. Quizás sean el negocio de alguien, peor eso tiene que terminar.

En lugar de presumir sus logros, los ignoran y con ello ignoran el esfuerzo de sus muchachos.

Hitazo está a sus órdenes para apoyar en lo que se pueda, así como lo hemos hecho con la Liga San Nicolás de primera fuerza, que ahora es conocida en los más altos círculos “sociales” del beisbol a través de las redes sociales y simplemente porque decidimos “dar a conocer la gran calidad que tiene”, que está a la altura de las mejores de México (a las pruebas nos remitimos).

Salgan de sus “ostras” señores de las universidades y muestren al mundo lo que están haciendo, que, la mayor parte del tiempo, es bueno.

#hitazo

Síguenos!

Síganos!

Manténgase informado