Solución a la vista... si quieren

Si los egos de los directivos de la LMB (y de su presidente) se quedan afuera del salón de reuniones este jueves, todo indica que habrá una asamblea cordial y que se podrán apagar los infiernitos que durante toda la temporada han amenazado con “reventar” una tradición de 90 años de beisbol.

Un hotel del aeropuerto internacional de Monterrey será sede para una de las juntas más trascendentales de los últimos años en el seno de la Liga Mexicana de verano.

Desde el pasado Juego de Estrellas, cuando la mayoría de los directivos se dieron cuenta que el convenio de venta de jugadores con la Major League Baseball había sido un craso error interno, desde ese día las cosas se han puesto color de hormiga.

Todo viene sumándose desde la asamblea de Morelia, donde cuatro equipos pidieron licencia para no jugar, luego cuando AMLO les pidió que sí entraran, luego el cambio de pelota, el mal trato al dueño de los Generales de Durango y también a los Sultanes.

Pero desde mitad de julio a la fecha se han hecho muchas llamadas, reuniones privadas, propuestas y hasta amenazas de rompimiento si no se llegan a acuerdos que mejoren la manera de operar de la liga.

¿Qué piden los inconformes?

Unidad. Confianza. Información y comunicación. Y lo que desde hace mucho tiempo debió suceder: convertir a la LMB en un negocio para sus dueños.

No parece tanto pedir ¿o sí?

¿Entonces por qué no lo han logrado?

Porque no había puesto atención en eso del llamado negocio. Por muchos años, la LMB ha sido el “juguete caro” de magnates que gastan su dinero y que buscan ganar a como dé lugar. Y miren que hablamos de épocas pasadas, no sólo de la actualidad.

Sé que les va a doler esto, pero en los últimos 10 años la Liga Mexicana del Pacífico les ha puesto la muestra en todos los renglones arriba mencionados. Vale más que la medicina sea amarga ahora, pero que el paciente sane pronto.

Y la LMB ha estado enferma en muchos aspectos desde hace muchos años. Deportivamente hablando algunos equipos han levantado el nivel, pero arrastrando a la otra mitad del contingente que no aspira a nada.

Escogieron a una persona que no es la ideal para presidirlos y ya se dieron cuenta. Sus días están contados aunque quizás mañana le darán el espaldarazo como sucede en la política o en el futbol soccer.

Hoy la moneda está en el aire y hay buenas intenciones de arreglar la situación. Si los egos se quedan afuera, mañana tendremos la foto con un grupo de directivos sonrientes e invitándonos a disfrutar de los playoff que empiezan ya en dos semanas.

¡Suerte, señores! ¡Ustedes pueden!

#hitazo #hectorbencomo

Síguenos!

Síganos!

Manténgase informado