¿Una nueva LMB en el futuro?

Si antes la Liga Mexicana de Beisbol era conocida como la “liga del silencio”, porque no ventilaban sus diferencias públicamente, ahora se está ganando el mote de la “liga de los sordos” porque a pesar de todos los escándalos que se han dado últimamente, el Concejo formado por cuatro representantes, no quiere escuchar a sus socios y llamar a una asamblea urgente.

El tema principal que tiene a la LMB dividida, como hace dos años, es el convenio de compra-venta de jugadores que firmó Javier Salinas con las Ligas Mayores.

Un contrato en el que la MLB se lleva todo y no le deja más que migajas a los clubes que han invertido millones de pesos y que ahora están perdiendo millones de dólares porque no recibirán nada por los jugadores que decidan vender a partir del 2 de julio de 2019.

¿Quién tiene la culpa? ¿El que mata a la vaca o el que agarra la pata?

¿El indio o el que lo hace compadre?

En este caso, la Oficina del Comisionado redactó un contrato y el presidente Javier Salinas lo firmó. Las condiciones eran completamente adversas… y lo firmó.

¿Error o exceso de confianza? Lo que haya sido es un tema que causará a varios equipos millones de dólares en pérdidas.

¿Quién es el responsable? ¿El presidente o la asamblea? ¿O todos?

Varios directivos con los que he platicado dicen que no vieron el contrato y “que sólo se los platicaron”. Los convencieron de que habría un 35 por ciento del bono del jugador a los equipos. Incluso la LMB en su página oficial así lo redactó.

Para los que van llegando a esta “fiesta” les explico:

Si un jugador es vendido a un club de MLB, el pelotero recibe una cantidad. De ese dinero, el conjunto de la LMB que vende recibiría un 35 por ciento extra.

Pero el contrato oficial dice que será de esa manera sólo si el jugador: “tiene dos años seguidos viviendo en México y un año en el roster de más alto nivel de la LMB”:

Y el más alto nivel es el equipo grande. Y como 500 de los 504 prospectos disponibles no están en los rosters del equipo grande, pues no generan ese beneficio para los clubes.

Hitazo lo publicó dos semanas antes de que ocurriera y nadie hizo caso.

Ahora les decimos que hay varios clubes de primer nivel muy decepcionados porque en la presidencia de la liga hacen como que no los escuchan, aun siendo ellos patrones del presidente.

Mientras tanto, la LMB sigue bajando sus bonos, algo que le perjudica a la hora de “venderse” como una posibilidad para el patrocinador. Ha sido una temporada accidentada y la del año anterior no “cantó mal las rancheras” con el doble torneo que fue un fracaso total.

Se dice de buena fuente que el próximo 15 de agosto, en Monterrey, se llevará a cabo una reunión de presidentes, pero no con carácter de asamblea.

Y si no van a resolver sus problemas de manera oficial… ¿qué caso tiene juntarse? Es probable que haya algunas ausencias importantes ese día.

Cuidado señores, porque en enero de 2017 la Liga Mexicana estuvo a punto de irse por un caño. Había dos bandos muy marcados que llegaron a la cordura a tiempo para sacar adelante el calendario.

La situación se repite ahora con diferentes actores. ¿Por qué no escarmentaron? ¿Si las Ligas Mayores no quieren saber nada de Javier Salinas, por qué lo mantienen en el puesto?

¿Acaso 92 años no han sido suficientes para aprender de sus propios errores?

¿Acaso quieren que de plano a alguien se le ocurra formar una nueva liga?

Hay suficiente dinero e ímpetu para formar una liga con 10 ó 12 clubes y que tenga todo el respaldo de la MLB. De esa manera, los "sordos" se quedarían con su juguete y podría surgir una renovada liga desde cero.

EL EJEMPLO DEL PACÍFICO

Y mientras en verano están agarrados de la greña, en la Liga Mexicana del Pacífico se preparan para darle la bienvenida a Alfredo Arámburo, dueño de los Generales de Durango, que se presentará este miércoles como propietario de los Algodoneros de Guasave.

Arámburo es el mismo que hace unas semanas declaró que no entiende por qué el presidente de la LMB, Javier Salinas, lo tiene “congelado” y no le toma las llamadas ni atiende sus quejas.

En un caso para Ripley, Arámburo es dueño de un equipo en la LMB, pero no lo dejan entrar a las juntas de presidentes.

¡Hágame usted el favor!

#hitazo #hectorbencomo

Síguenos!

Síganos!

Manténgase informado