Ya hay equipos eliminados

Los Algodoneros de Unión Laguna, han grabado con letras de oro en los libros de la historia del beisbol profesional su increíble e inigualable hazaña: Ganar 60 partidos y terminar invictos la segunda vuelta del calendario 2019 de la LMB.

Lo hicieron, pero solo, para ver los play offs… desde casa.

Por increíble que parezca esta hipotética historia, aún con el súper liderato de manera invicta y sus ocho puntos, no le alcanzarían a los Algodoneros para aspirar a obtener uno de los cuatro boletos de la fiesta de postemporada del beisbol 2019 de la zona norte.

Necesitaría, además, el pequeño milagrito que propicie una caída libre hasta el fondo de la tabla, de los Toros de Tijuana, Sultanes de Monterrey y Acereros de Monclova ganadores de los primeros lugares de la primera vuelta.

Para Unión Laguna, Generales de Durango, Piratas de Campeche y Olmecas de Tabasco; ganar el primer lugar y que los punteros de la primera vuelta caigan hasta los últimos lugares; es como esperar una nevada en pleno junio en el desierto de Sonora.

Para estos equipos sin nada que ganar, podrían tener en cambio, mucho que perder: Un desaliento en sus aficionados se traducirá en menores entradas al parque y menores ingresos. Para hacer frente a las finanzas, eventualmente empezarán a desprenderse de algunos de sus mejores peloteros que irán a parar a los equipos con aspiraciones de calificación.

Así, con un tremendo hándicap en contra, empezarán su planeación para la próxima temporada: con problemas financieros, roster de jugadores debilitado, con el gran reto de entusiasmar una vez más a sus aficionados para que acudan a sus parques de pelota y de convencer a los patrocinadores para que inviertan en su proyecto.

¿Cómo es posible que a mitad de la temporada cuatro de los dieciséis equipos estén virtualmente eliminados? ¿fue una mala planeación o incompetencia de quienes tienen la responsabilidad de hacerlo? ¿por qué los dueños de los clubes aprobaron el calendario y el sistema de competencia sin entender sus consecuencias? ¿es el calendario de juegos o el sistema de competencia el problema?

Para la gran mayoría de los medios deportivos, aficionados, incluso los mismos dueños el veredicto es el siguiente: Calendarios de rol de juegos fallidos y mal planeados.

El resultado de este análisis: La incompatibilidad entre el sistema de competencia y el calendario de juegos.

Veamos:

Para elaborar un calendario de juegos es necesario incluir en su diseño al menos cuatro requisitos:

1) equidad deportiva entre la cantidad de encuentros y calidad de los rivales,

2) los costos de la logística de viajes,

3) los tiempos de traslado de los equipos,

4) el balance entre los tiempos de enfrentamiento entre dos escuadras.

Para efecto del análisis se dará el beneficio de la duda a que los requisitos de minimización de costos y tiempos de traslado se cumplen satisfactoriamente. Se hará a un lado también, los tiempos de enfrentamiento de dos equipos. Para evaluar la equidad deportiva, se estimará la complejidad de cada uno de los calendarios de los dieciséis equipos.

Para hacer está clasificación, es necesario utilizar un factor que permita concluir, que una escuadra tendrá un rol de juegos más difícil entre más se enfrente a equipos más poderosos.

El factor, por lo tanto, será el porcentaje de juegos y ganados en la temporada reciente anterior 2018.2

Una vez definido el factor, podremos clasificar para cada equipo la dificultad de su calendario de juegos, siguiendo este procedimiento:

  1. 1. Contabilizar la cantidad de juegos que tendrán con los diferentes equipos.
  2. 2. Multiplicar el factor de cada equipo rival por el número encuentros que sostendrán entre ellos.
  3. 3. Sumar los resultados de las multiplicaciones.
  4. 4. Totalizar el resultado,

El resultado más alto significará un calendario más difícil.

Para el ranking de la segunda vuelta, se hará siguiendo el mismo procedimiento. Será necesario cambiar el factor del 2018.2 por el de 2019 de la primera vuelta de la actual temporada.

Los resultados son los siguientes

Ranking de calendarios de la temporada completa 2019:

  1. 1. Saraperos de Saltillo 63.67
  2. 2. Tigres de Quintana Roo 63.55
  3. 3. Algodoneros de Unión laguna 63.47
  4. 4. Tecolotes de dos Laredos 62.72
  5. 5. Generales de Durango 62.65
  6. 6. Piratas de Campeche 60.65
  7. 7. Sultanes de Monterrey 60.56
  8. 8. Toros de Tijuana 60.41
  9. 9. Olmecas de Tabasco 59.88
  10. 10. Pericos de Puebla 59.63
  11. 11. Diablos de CDMX 59.33
  12. 12. Rieleros de Aguascalientes 58.78
  13. 13. Acereros de Monclova 58.72
  14. 14. Guerreros de Oaxaca 58.68
  15. 15. Leones de Yucatán 58.49
  16. 16. Bravos de León 53.39

Ranking de calendarios de segunda vuelta 2019:

  1. 1. Toros de Tijuana 34.61
  2. 2. Tecolotes de dos Laredos 34.58
  3. 3. Diablos de CDMX 34.28
  4. 4. Acereros de Monclova 33.29
  5. 5. Pericos de Puebla 33.29
  6. 6. Sultanes de Monterrey 32.48
  7. 7. Guerreros de Oaxaca 32.10
  8. 8. Bravos de León 31.80
  9. 9. Tigres de Quintana Roo 28.94
  10. 10. Algodoneros de Unión Laguna 27.86
  11. 11. Generales de Durango 27.57
  12. 12. Piratas de Campeche 27.21
  13. 13. Saraperos de Saltillo 26.56
  14. 14. Olmecas de Tabasco 26.02
  15. 15. Rieleros de Aguascalientes 25.02
  16. 16. Leones de Yucatán 25.00

Podemos, entonces, destacar lo siguiente:

Antes del inicio de la actual temporada, el calendario más difícil lo tenían los Saraperos de Saltillo con 63.67 puntos, en contraparte, los Bravos de León el más sencillo con 25.00.

Con solo un 16.4% de diferencia entre estos dos calendarios, podemos concluir que es una buena calendarización. Entonces, ¿dónde está el problema?

El problema está: en considerar, que un calendario de una temporada completa bajo el actual sistema de puntuación puede dividirse en el punto donde coincida la mitad de la temporada.

Por ejemplo, Unión Laguna jugó en la primera vuelta 30 de sus 60 partidos (50%) contra Tijuana, Sultanes, Monclova y Los 2 Laredos. En la segunda parte disputará con esas mismas escuadras 12 de los 60 partidos programados (25%).

Esto sería irrelevante, de no ser porque la puntuación del actual sistema de competencia castiga al otorgar pocos puntos a los equipos con malos resultados o si el sistema de competencia no diera puntos a mitad de la temporada.

Laguna, al igual que otras escuadras, al enfrentar durante la primera vuelta a rivales más poderosos que el resto de sus contendientes de la misma zona, fueron afectados significativamente, de tal forma, que sin importar lo que consigan en la segunda parte, no podrían alcanzar la clasificación a postempora

Conclusiones del análisis:

  1. 1. El calendario de juegos está intrínsecamente ligado al sistema de puntuación de la competencia. Un mismo calendario de juegos pudiera convertirse en terriblemente malo para un sistema de competencia y bueno para otro.
  2. 2. El problema principal, en este caso, no fue el calendario, sino su relación con el sistema de puntuación de la competencia.
  3. 3. De haberse otorgado medios puntos en lugar de puntos, hubiera sido satisfactorio para efectos de mantener a todos los equipos en aspiraciones reales por la clasificación.
  4. 4. Este mismo calendario sin el sistema de competencia actual, también hubiera sido satisfactorio para mantener la disputa por la clasificación de todas las escuadras al menos a mitad de la temporada.
  5. 5. En un sistema de puntuación de la competencia como el actual, es necesario que las escuadras de una misma zona tengan el mismo número de enfrentamientos en la misma vuelta ante los equipos más poderosos de la temporada anterior.
  6. 6. El calendario de juegos 2019 no balancea los enfrentamientos entre dos escuadras a lo largo de los meses de la temporada regular.
  7. 7. Si el objetivo era estimular la competencia deportiva con el sistema de competencia, se consiguió exactamente lo contrario. Tal vez, el sistema actual fue tomando como referencia de la Liga Mexicana del Pacifico sin entender sus implicaciones. Allá funciona, entre otras cosas, porque son menos equipos (8), califican 6 de 8 y el sistema es más bondadoso en la repartición de puntos a los equipos.

Recomendaciones para la elaboración calendario de la siguiente temporada:

  1. 1. Clasificar el nivel de dificultad de cada uno de los equipos. Además, será necesario que la diferencia entre el primer y último ranqueado de la misma zona no exceda el 15 por ciento.
  2. 2. Distribuir a lo largo del calendario los encuentros directos entre dos escuadras y evitar en la medida que sea posible enfrentamientos en fechas cercanas.
  3. 3. Evitar que equipos que en el papel sean contendientes se enfrenten al final de cada vuelta o de la temporada.
  4. 4. Si se continua con el sistema de puntos, reducir la diferencia de puntuación de uno a medio punto entre cada posición. 8 al primer lugar, 7.5 al segundo, 7 al tercero, 6.5 al quinto, 6 al sexto, 5.5 al séptimo y 5 al octavo lugar.
  5. 5. Cuándo haya empates utilizar los criterios más sencillos: juegos directos entre sí, mejor diferencia con rivales de la misma zona y volado.
  6. 6. O, Eliminar en su defecto el sistema de puntuación.
  7. 7. Definir un comité que revise y apruebe el rol de juegos, simule los escenarios y tome la responsabilidad por encima de quienes lo elaboraron.

Matemáticas, simples matemáticas habrá que agregarse a la especialidad de mercadotecnia de la cúpula de la LMB.

#hitazo

Síguenos!

Síganos!

Manténgase informado