Agarrados de la greña... otra vez

Las chispas de los juegos piroténicos no fueron las únicas que salieron del estadio de los Diablos el fin de semana... hubo otras que al paso de los días agarran más fuerza luego de la asamblea de presidentes de la Liga Mexicana.

Alfredo Arámburo, dueño de los Generales de Durango, habló como pocos directivos lo han hecho en la historia, "desnudando" la forma de operar "del empleado más caro que tiene la LMB", es decir, el presidente Javier Salinas.

En entrevista con el colega Héctor Meza, de la revista Strikeout, Arámburo dijo algunas frases que quedarán con letras de oro en el acervo cultural de la vilipendiada liga que acaba de salir de un "cisma" y ahora se dirige a otro.

"Hay falta de seriedad de parte de la liga, como en otros temas", dijo Arámburo al comentar sobre la situación que vive personalmente como dueño "no aceptado" por la LMB.

"Son problemas personales con los Arellano (dueños de Leones de Yucatán) y obviamente respaldados por Javier Salinas y un par de equipos más".

Y agregó que ese par de equipos más "son los que manejan la liga".

Aunque para muchos no es novedad, Arámburo afirmó que la LMB es "una liga muy manipulada y con muchos intereses".

Dijo que ha invertido mucho dinero en el estadio y que a los jugadores no se les debe nada, es más, a veces se les paga antes de la quincena.

"El problema es que la liga se presta para juegos personales".

Sentenció que, a pesar de estar invirtiendo mucho en el equipo "no tengo (relación con Javier Salinas)... el señor no se digna a darme la cara".

Y por último lanzó un deseo para la segunda vuelta: "Espero que no desestabilicen al equipo".

¿DE QUE SE TRATA?

Luego de esta radiografía de la cena de negros en que a veces se convierten la asambleas, volvemos a preguntarnos por qué los empresarios del beisbol tratan tan mal a su propia liga.

Me cuestiono si en sus otros negocios actúan igual. Y obviamente la respuesta es NO porque entonces no serían millonarios.

Aunado al tema de Arámburo se suma el de los Sultanes, a quienes les pidieron que nombraran representantes "diferentes" para las asambleas de la LMB y de la LMP.

Es decir, si Pepe Maiz va a la junta de la LMB, no debería ir a la del Pacífico porque eso incomoda "a esos equipos que manejan la liga", como dijo Arámburo.

Déjeme aclarar a los pocos que no saben, que los Sultanes son el único equipo que jugará en ambas ligas. Y eso ha sacado ronchas de "envidia" en algunos directivos.

MAL PASO

Javier Salinas es un presidente producto de la desunión que vivieron los directivos de la LMB hace un par de años.

Aparte de que no tiene mano izquierda con la prensa (y al parecer tampoco con algunos dueños de equipos) ya lleva varios tropiezos importantes en dos años.

Primero los dos mini torneos de 2018 que fueron un fracaso. Luego el cambio de pelota (de Rawlings a Franklin); un sistema de competencia 2019 que ya tiene a varios equipos prácticamente eliminados a media temporada.

Este pleito a campo abierto con el dueño de los Generales de Durango; los raspones con Sultanes y el tema de que la MLB no pagará el 35 por ciento a los equipos que vendan prospectos sin experiencia de un año en la LMB.

Como dijo el filósofo de Gûemez... "estábamos mejor cuando estábamos peor".

Síguenos!

Síganos!

Manténgase informado