Un sistema equivocado

El sistema de competencia adoptado por la LMB en esta temporada larga 2019 parece que no fue el más adecuado porque con media campaña por jugar, al menos cinco equipos tienen la soga al cuello y soñra con clasificar al playoff para ellos está en chino.

Tabasco y Campeche, que sumaron dos y un puntos en la zona Sur, tienen un negro panorama en los próximos meses del calendario.

En primer lugar porque tendrán que colarse en los primeros dos lugares si quieren aspirar a postemporada; en segundo porque también están en los últimos lugares de asistencia y se supone que de allí sale el dinero para los refuerzos.

Para nadie es un secreto que las plantillas de Tabasco y Campeche no fueron competitivas en la primera vuelta... ¿cómo le van a hacer para que de la noche a la mañana se vuelvan ganadores?

El sistema los ha condenado a sentirse fuera del playoff desde este momento y eso no ayuda a mejorar ni en el aspecto deportivo ni en el económico.

En la zona Norte pasa algo similar con Laguna, Aguascalientes y Durango.

Con uno y 2.5 puntos, respectivamente, están contra la espada y la pared. Si en la primera vuelta no pudieron ¿cómo le van a hacer en la segunda? Los tres monstruos de la división (Tijuana, Sultanes y Monclova) tienen mucho dinero y hambre de ganar.

Laguna, Durango y Aguascalientes son tres plazas consideradas "de mercado chico" y no pueden competir contra Monterrey y Tijuana. Monclova, que tienen dueños con mucho dinero y Saltillo, una afición que ha cobijado al equipo en esta nueva etapa.

Quiero aclarar que Torreón es una ciudad pujante y con posibilidades económicas, pero la manera en que han manejado la franquicia en los últimos años no ayuda.

Tecolotes es una pequeña incógnita porque está en el límite de la asistencia al parque para sentirse seguros, aunque el apoyo de la gente de Laredo, Texas, los mantiene tranquilos.

LA ASISTENCIA

Se entiende que para poder tener una economía "más o menos" aceptable, un equipo de beisbol debe llevar entre 4 mil 500 y cinco mil personas con boleto pagado por juego.

En la primera mitad de la temporada 2019 sólo seis equipos cumplen este requisito y dos están en el límite.

Tijuana (11 mil 289), Sultanes (10 mil 468), Yucatán (8 mil 677), Diablos (8 mil 060), Saltillo (6 mil 549) y Monclova (6 mil 295) son los que pasan el examen.

Puebla (4 mil 826) y Tigres (4 mil 088) están en el borde.

A partir de allí, el resto de los clubes podría estar trabajando con número rojos y todavía le queda mucha cuerda a la temporada 2019.

Luego de los fracasados mini torneos de 2018 y la implementación de la "voladora" pelota Franklin en 2019, el sistema de competencia actual podría ser el tercer error garrafal en la todavía reciente era de Javier Salinas como presidente de la Liga Mexicana de Beisbol... pero el no es el único culpable, hay un comité que aprueba la cosas.

Síguenos!

Síganos!

Manténgase informado