Cinco grand slams ¡qué locura!

Para los que todavía dudan si la pelota Franklin vuela más que la Rawlings, la muestra de cinco jonrones con casa llena, la noche de este miércoles en la jornada de la LMB, podría ser un ejemplo irrefutable.

Y lo más contundente es que cuatro de esos cinco grand slams fueron !en la zona Sur! donde se supone que la pelota viaja menos.

Vayamos por partes: En Saltillo, donde la pelota transita más por la altura de la ciudad, Jesús Arredondo (Puebla) la sacó con tres compañeros en base. Fue el único en la zona Norte.

En Tabasco, Jovan Rosa dejó tendidos a los Toros de Tijuana con un vuelacercas de cuatro anotaciones en la novena entrada.

En Campeche, Ramiro Peña hizo lo propio para los Sultanes.

En Mérida, parque de lanzadores, Sebastián Valle la parqueó con tres en circulación en el inicio del partido contra Tecos.

Y en Cancún, al nivel de mar, Rodolfo Amador, de Monclova, se apuntó un grand slam.

En total fueron 31 cuadrangulares en la noche, 14 en el sur y 17 en el norte. Un promedio de casi cuatro por encuentro.

LOS JONRONEROS DEL 2019

José Vargas y Michael Wing, de Aguascalientes, son dos de los máximos jonroneros de esta temporada 2019, la primera en la historia de la LMB que se juega con la marca Franklin en la pelota.

El año pasado, en 89 partidos, Vargas sumó 20 jonrones; ahora en 29 encuentros lleva 14. Hay mucha diferencia. Lo más probable es que iguale su marca en la mitad de sus juegos.

Wing apiló 18 en 83 cotejos el año pasado en las dos mini temporadas; ahora tiene 14 en 28 juegos. Abrumador.

Danny Ortiz, que está con Puebla, tiene 12 bambinazos en 29 juegos en 2019; en triple A de Estados Unidos en 2018 despachó 15 en 118 compromisos. Ya mero llega a su cifra y le quedarían más de 90 partidos para superarla.

LOS EQUIPOS

Sin ir al fondo de las cosa porque es evidente los que está pasando, en 2017, cuando se jugó a un sólo calendario, como ahora, los promedios de los equipos más jonroneros fueron de un batazo letal por partido.

Por ejemplo. Los Rieleros encabezaron el calendario 2017 con 120 vuelacercas en 110 juegos. Tijuana 117 en 110 partidos. Sultanes 103 en 109 cotejos (menos de uno por juego).

Ahora, este arranque de campaña los Sultanes tienen 52 jonrones en 29 juegos, promedio de 1.8 bambinazos por encuentro... casi el doble de 2017.

Así están las cosas en el primer mes de temporada de la Liga Mexicana de Beisbol donde sólo un equipo está abajo de 4.50 de carreras limpias por juego (Tijuana) y donde cuando menos 11 de 16 clubes batean arriba de los .300.

Para tener una idea de esto último, en las Ligas Mayores el mejor promedio por equipos al bat es de .275 (Astros de Houston). Es decir, ningún club de la MLB batea sobre los .300 de porcentaje.

Síguenos!

Síganos!

Manténgase informado