Bendito fin de semana

Este sábado 14 y domingo 15 de abril, el deporte regiomontano vivió el mejor fin de semana de su historia deportiva.

El beisbol estuvo de manteles largos por la visita de los Rojos de Cincinnati y Cardenales de San Luis. A pesar de que la serie no prendió como se esperaba, al menos fueron 33 mil personas las que se dieron cita (en total) en el Palacio Sultán para ver los dos juegos de Ligas Mayores.

Falló la estrategia en la venta de los boletos porque desde que se anunciaron las tres mini series (Colorado-Arizona, Cinci-San Luis y Houston-Angels) quisieron vender la serie de boletos y a precios de ligas mayores, por lo que la gente se sintió imposibilitada para completar. Luego, cuando separaron las series e incluso hubo venta de partido por partido, el respetable ya no respondió. Quizás se sintieron maltratados por la idea original. Los foráneos no podían planear tres viajes diferentes en tan poco tiempo.

Pero independientemente de eso, la experiencia MLB deja contentos a los asistentes, vemos buen beisbol, se enciende la emoción por ver a Roberto Osuna y los Astros dentro de 20 días y también a Mike Trout y al japonés Shoei Ohtani (si viene, porque está lesionado). Se auguran dos llenos hasta las banderas.

Además de los dos juegos de ligas mayores del fin de semana pasado, los equipos locales (Tigres y Rayados) ganaron por marcadores abultados y Fuerza Regia, el equipo local de basquetbol profesional, fue campeón en casa el domingo. Multimedios es socio de Fuerza Regia, igual que lo es de los Sultanes.

Podemos decir lo que sea, pero la fuerza económica de Multimedios ha dado frutos inmediatos en el beisbol de la LMB y en el baloncesto. Poderoso caballero es don dinero cuando se sabe invertir.

Y EN LAS LIGAS MAYORES

Y también fue una semana buena para los peloteros mexicanos en las Ligas Mayores pues subieron a Giovanny Gallegos (Cardenales) quien ganó su primer partido de relevo y también se presentó en Monterrey (Puig le conectó un jonrón). Debutó el tamaulipeco Gerardo Reyes con los Padres de San Diego y también salió con la victoria.

Víctor Arano, un relevista establecido con Filadelfia, regresó a las mayores luego de empezar en triple “A” y lo hizo llamando la atención: seis outs, seis ponches.

Roberto Osuna tuvo una semana de cinco salvamentos para llegar a siete y Luis Cessa sigue firme como relevista intermedio de los Yanquis, donde acumula efectividad de 1.08 en ocho entradas un tercio, con nueve ponches.

Alex Verdugo, de los Dodgers, está aprovechando cada oportunidad que le dan y ya tiene nueve carreras producidas y tres jonrones. El muchacho podría ser titular en otro equipo, pero los Dodgers tienen un trabuco.

Marco Estrada lanza hoy por los Atléticos y quiere recuperarse de una mala salida el lunes pasado. Iba muy bien en el sonorense, pero falló ante los Orioles.

OTRA VEZ LAS MALAS ASISTENCIAS

El tema de siempre en la Liga Mexicana son las malas asistencias que se dan en el sur (especialmente en Tabasco y Campeche) donde se empeñan en tener beisbol profesional cuando algo falta para que sus franquicias sean competitivas, económicamente hablando.

Tabasco registró el domingo una asistencia de 628 personas, pero en promedio superó a Campeche en los primeros seis encuentros del año: los Olmecas promedian 3 mil 291 por juego y los Piratas 2 mil 655.

Pero el último lugar lo tienen los Algodoneros de Unión Laguna, que en seis partidos en casa promedian 2 mil 577. Se entiende que después del maltrato que hicieron los hermanos Arellano de esa tradicional plaza, ahora estén pagando las consecuencias. Deportivamente hablando las cosas no van a ir mejor para los azafranados porque su equipo fue desmantelado y se requiere tiempo para reconstruir.

Los casos de Tabasco, Campeche y Unión Laguna son las cosas que debían preocupar a los directivos de la LMB porque la liga sigue muy polarizada y esas plazas van a sufrir mucho esta misma temporada.

NO LO INVITARON

El que estaba muy sentido porque no lo invitaron a una comida con los jugadores de los Rojos de Cincinnati era Pepe Maiz. El viernes, en el día libre de los peloteros que nos visitaron, se reunieron a comer en el restaurante El Mirador, en donde estuvieron con el gobernador de Nuevo León, también Oscar de la Hoya, el empresario Carlos Bremer y otros directivos beisboleros.

El sábado, en el palco de honor que está en el segundo piso, Maiz García fue anfitrión de Carlos Slim y de Alfonso Romo, este último funcionario cercano al presidente López Obrador. Con ellos estuvo Ana Guevara, invitada frecuente a los mejores eventos beisboleros desde el año pasado.

El que también asistió, pero no al palco principal, fue Edgar González, encargado del proyecto de las academias populares de beisbol. Por cierto, las diferencias entre él y Maiz García siguen irreconciliables. El problema es que el presidente de los Sultanes es el director nacional de las Ligas Pequeñas afiliadas a Williamsport y Edgar trabajará también con niños y jóvenes en el país.

Si no se ponen de acuerdo, serán los prospectos los que sufrirán.

De los prietitos en el arroz en la jornada sabatina en el estadio Monterrey fue el error de Aleks Syntek al cambiar un renglón del himno nacional. No cabe duda que a pesar de la experiencia de tantos conciertos, varios artistas han sucumbido ante el himno.

Síguenos!

Síganos!

Manténgase informado