Rumores en la junta de presidentes

Mucha información surgió ayer en la junta de presidentes de la LMB, pero nos vamos a quedar con dos rumores que resultan muy interesantes.

El primero, que los Sultanes tienen problemas para comprobar que el lanzador zurdo Anthony Vásquez tiene sus documentos en regla como pelotero mexicano; el segundo que los Sultanes y Guasave tendrán que pagar 10 millones de pesos por obtener su franquicia para entrar a la Liga Mexicana del Pacífico.

Vamos por partes.

Según versión de la directiva regiomontana, Vásquez cubre todos los requisitos porque su abuelo nació en México. El papá del pitcher nació en Texas y el serpentinero también. La Liga Mexicana se apega a la ley vigente de naturalización y eso le permite al “pocho” ser considera como mexicano ante el circuito de verano.

En este momento, Anthony se encuentra en su casa y pidió a la oficina unas semanas libres para reportar casi al finalizar el primer mes de actividades.

En cuanto al segundo tema, el de la LMP, en efecto, ha surgido la situación de los 10 millones de pesos como costo de franquicia, pero ya están negociando porque –habrá que recordar- la petición la hizo el presidente de la República y con él es con quien la LMP tiene el compromiso.

En Monterrey confían en que la cifra será mucho más baja para que les permita invertir dinero en jugadores, porque ambos clubes (Monterrey y Guasave) comenzarán de cero y cuesta arriba. Es importante que los directivos de los otros ocho equipos “arropen” a los nuevos porque de otra manera no habrá balance ni deportivo ni económico.

ENTRE CUATRO PAREDES

Los que mostraron la novatez fueron los directivos del Salón de la Fama. Ayer durante la reunión de presidentes me tocó llegar por el estacionamiento subterráneo y ese acceso daba directamente al salón de la junta. Pasé de largo, me dirigí a la recepción y de pronto llegaron personas preguntándome qué hacía allí.

Incluso un inepto guardia de seguridad levantó la voz y me dijo que no podía estar allí. Le dije que el Salón de la Fama está abierto al público y que me mantendría en el lobby, esperando a que los presidentes de clubes terminaran su reunión.

Todo se calmó cuando Horacio Ibarra llegó para decirles que no había problema. Llegó el compañero Martín Contreras, a quien no molestaron, pero a Blanca Cisneros no la dejaron ingresar.

Es obvio que la junta de presidentes es privada, pero estar en el lobby del Salón de la Fama lo puede hacer cualquiera, sobre todo la prensa. No hubo una disculpa de parte de Francisco Padilla ni de su gente de comunicación, a quienes les ha quedado grande el puesto.

Se extraña la calidez del trato de don Rafael Domínguez y también de Magdalena Rosales, quienes eran verdaderos anfitriones. Actualmente el Salón de la Fama se siente frío y mal dirigido. Espero que Alfredo Harp Helú tome cartas en el asunto.

Y en cuanto a la Liga Mexicana lo siguiente:

¿Por qué no aprovechar que era la última reunión de presidentes ante de la temporada para abrir las puertas a los medios de comunicación de Monterrey?

¿Por qué ese afán de encerrarse? Sería interesante que un día nos dejaran platicar con los presidentes de equipo y conocer de viva voz sus expectativas, pero parece que ese es un tabú que no se abre a pesar de los tiempos modernos. Alguien dio la orden de que la prensa no era requerida y eso es coartar la libertad que tenemos para informar al público.

Si antes la LMB era la Liga donde no pasaba nada, ahora son la liga donde no se atiende a la prensa.

LOS VITALICIOS

Si hay un tema que molesta a la directiva de los Sultanes es el de los palcos vitalicios. El club “invitó” a los poseedores de títulos de propiedad (comprados para construir el estadio) a pagar una cuota de mejoramiento y no hubo una reacción positiva al respecto.

La idea ahora es citarlos individualmente, pero el grupo de propietarios se niega y advierten que si no les dan sus pases gratis, se manifestarán en el estadio para exigir sus derechos.

La “novela” tendrá más capítulos y el final es difícil de predecir.

LIBROS DE BEISBOL

Los Sultanes se acordaron que cumplen 80 años y ahora quieren actualizar el libro que hicieron cuando eran más jóvenes, cuando tenían 75.

Las fechas apremian porque el aniversario es el 20 de mayo y será un milagro poder tener algo para esas fechas.

Los que también están trabajando editorialmente son los hijos de Pedro Treto Cisneros, ex presidente de la LMB, para actualizar la Enciclopedia del Beisbol Mexicano.

Suerte para ambos proyectos porque si algo falta en el ambiente son libros de beisbol.

Síguenos!

Síganos!

Manténgase informado