El genio de las promociones

Dicen que nunca es tarde para empezar y la LMB anunció esta semana una serie de promociones con el afán de atraer más aficionados a los estadios en 2019.

Esas ideas, que no son más que “copias” de los que ya se hace en las Ligas Mayores, están encabezadas por el Día de Héctor Espino (allá es el Día de Jackie Robinson), El día de la mascota (desde hace mucho lo hacen en USA) y otros.

Está bien que se hagan esfuerzos por sumar aficionados en los parques, pero también sería bueno atreverse a tener ideas nuevas, algo que funcione entre mexicanos y que respete las tradiciones beisboleras. En días pasados los Sultanes convocaron a una “visita” de fanáticos al estadio y allí surgieron excelentes ideas.

En 1991 y 1999 me tocó estar en dos seminarios de promociones en Estados Unidos y todo lo que se quiere implementar ahora ya estaba hecho en los parque de ligas menores de la unión americana. La cultura de los norteamericanos es muy diferente a la nuestra y ellos tienen promociones que en México serían un fracaso.

Es por eso que hay que inventar con inteligencia para atraer nuevos fanáticos. Incluso hay plazas en la LMB que no podrían compartir promociones, simple y sencillamente porque hay diferentes costumbres en el norte, en el centro y en el sur.

EL GENIO DE LAS PROMOCIONES

En los años 50 surgió un hombre que revolucionó la manera de atraer fans a los estadios. Se llamaba Bill Veek y fue de los primeros que incluyeron el nombre del jugador en la espalda, la noche de damas, la inclusión de persona de raza negra. El contrató a Larry Doby, quien fue el segundo jugador de color en las Ligas Mayores, luego de Jackie Robinson.

Veeck era un hombre de pueblo que odiaba estar sentado en la oficina mientras que el juego se desarrollaba, prefería caminar entre los fanáticos para conocer sus impresiones, para mejorar su estadía en el estadio.

En el Wrigley Field de Chicago mandó poner la enredadera que es una tradición en la barda. Con Cleveland hizo que un enano entrara de emergente y marcó uno de los momentos más memorables en la gran carpa. Fue dueño de los Medias Blancas de Chicago, en donde hizo promociones espectaculares e incluso jugar a sus peloteros en uniformes inolvidables (hasta en shorts).

No todo es poner la cerveza al 2x1 o las palomitas a mitad de precio en la séptima entrada. Recuerdo cuando era niño y los Yaquis de Obregón anunciaban el “día del casco”, el estadio se llenaba de niños, aunque la mayoría no alcanzábamos. Era común que al día siguiente, los afortunados sacaran su “casco de los Yaquis” para jugar la cascarita en las calles de la colonia.

Bill Veeck fue una celebridad por sus ideas innovadoras y eso le alcanzó para ser entronizado al Salón de la Fama de Cooperstown, en 1991, por el comité de veteranos.

¿Ustedes creen que Veeck hubiera invitado a un futbolista a lanzar la primera bola? Es pregunta que no busca incomodar a nadie.

ARRANCAN LAS MAYORES

Este jueves arranca la temporada 2019 de las Ligas Mayores y en pocos más de dos semanas (13 y 14 de abril) Monterrey tendrá la fortuna de presenciar en vivo y en directo dos partidos oficiales entre los Cardenales de San Luis y Rojos de Cincinnati.

Eso nos hace poner un poco más de atención en la gran carpa, mientras en nuestra Liga Mexicana tenemos una semana para cantar el ansiado playball.

La gente tendrá el privilegio de ver en acción a peloteros que serán electos al Salón de la Fama sin duda, como son Albert Pujols y Yadier Molina por parte de los Cardenales. Con eso ya se paga el boleto.

Cincinnati trae estrellas como Joey Votto y el cubano Yasiel Puig, que el año pasado nos visitó con los Dodgers.

Desgraciadamente nos hay mexicanos que destaquen en estados organizaciones, pero con un poco de ingenio los Rojos podrían incluir en su lista de visitantes al ex sultán Sebastián Elizalde y los Cardenales al novato de ligas menores, Ramón Urías, quien es contemplado como uno de los novatos más prometedores del club.

México ha revivido su tradición de tener partidos de grandes ligas y sólo en este 2009 ya tuvimos la presencia de Rockies y Diamantes de Arizona en Monterrey. Hace unos días los prospectos de los Padres de San Diego inauguraron el estadio de los Diablos Rojos.

Y en sólo cinco semanas a partir del 13 de abril, sumaremos cuatro partidos más, esta vez oficiales, para beneplácito de los que quieren ver el mejor beisbol del mundo.

LOS MEXICANOS

Como suele pasar en los últimos años, la cantidad de mexicanos que empieza en el big show es de una decena.

Marco Estrada y Joakim Soria con Oakland; Sergio Romo en Miami; Héctor Velázquez en Boston; Luis Cessa con los Yanquis. Oliver Pérez como relevista de Cleveland, Manny Bañuelos como quinto abridor de Medias Blancas; Roberto Osuna como el cerrador indiscutible de Houston (viene a Monterrey). Alex Verdugo y Julio César Urías con los Dodgers.

De último momento los Padres de San Diego cambiaron sus planes y mandaron a las ligas menores a Luis Urías, el short stop, pero será cuestión de poco tiempo para que vuelva. Víctor Arano, relevista de los Filis, también fue dejado fuera del roster inicial, pero su trabajo de los últimos años lo avala.

Síguenos!

Síganos!

Manténgase informado