Planes de grandeza en Monterrey

La nueva administración de los Sultanes de Monterrey tratará de seguir “revolucionando” la manera de presentar el beisbol en la ciudad e “irá por todas las canicas” en los próximos años.

Esa es la impresión que se llevaron los aficionados que acudieron a la reunión con Willy González, vicepresidente del equipo, el jueves en el estadio de los regios.

Y para muestra, varios botones…

Se supone que como una condición para entrar a la Liga Mexicana del Pacífico, los Sultanes ya pidieron ser sede de la próxima Serie del Caribe que se juegue en suelo nacional. Recordemos que en noviembre pasado, en Guasave, Sinaloa, el presidente López Obrador se sacó de la manga la incursión de Sultanes y Algodoneros (Diablos Rojos) en la temporada 2019-2020 de la LMP.

De esa manera, los regios se convertirán en el único club que participe en las dos ligas profesionales más importantes del país. Con eso obtiene su derecho a ser un aspirante más en la organización del clásico caribeño.

Segundo deseo: Este año Monterrey será sede de seis partidos de Ligas Mayores (dos de pretemporada y cuatro oficiales). Bueno, pues para el próximo año la meta es tener ¡10 juegos oficiales!

Así como lo escuchan. Un total de 10 partidos de un equipo que use el estadio Monterrey como “casa”. Por ejemplo (sólo ejemplo) supongamos que los Rays de Tampa pasan 10 de sus juegos caseros a la Sultana del Norte. Pues esos vendrían a esta sede contra diferentes equipos. Lo que se cuidaría es que el rival sea un equipo que llame la atención de los fans.

Repito, es sólo una suposición. Puede ser cualquier club el que ceda sus derechos. De no lograrse este modelo, serían series como las de 2019.

No podemos soslayar que este año los boletos para los encuentros ligamayoristas se han vendido lentamente, no como en 2018 cuando la serie entre Dodgers y Padres se fue como pan caliente. Por eso es importante que los encuentros de 2020 sean con equipos de prosapia. ¿Qué les parece Yanquis o Medias Rojas?

Tercer deseo: Los Sultanes ya pidieron ser sede alterna del próximo Clásico Mundial que reúne a las mejores selecciones del mundo. México y Guadalajara también serían parques oficiales durante el evento, aunque todavía no se concreta nada.

En cuanto al estadio, se informa que habrá dos restaurantes nuevos al que tendrán acceso todas las personas, sin importar la localidad a la que asistan. Recuerden que ahora los pasillos están conectados para que la gente circule alrededor del estadio y pueda acudir a las tiendas y snacks de su preferencia.

Se trabaja también en crear una atmósfera muy beisbolera con posters gigantes de los peloteros que han hecho historia en el club. Los números retirados volverán a la parte alta del jardín central y también se podrán apreciar junto a la estatua de Héctor Espino, en la entrada principal.

Esperan que para la temporada 2019 ya no se impriman boletos, sino que se puedan revisar a través de los teléfonos celulares de las personas. También se harán campañas de reciclaje dentro del coso.

En términos generales y quizás dejando algunas cosas en el tintero, esos son los planes más ambiciosos de la franquicia que está cumpliendo 80 años en la LMB.

LA ENTRONIZACIÓN

Desde que el Salón de la Fama cerró sus puertas hasta la fecha, han pasado varias generaciones de peloteros que deben estar ya “gozando de su inmortalidad” en el edificio que engalana hoy el parque Fundidora.

Pero al parecer no hay nada nuevo al respecto. El comité elector se disolvió y no surgen noticias de algo tan importante.

Lo dijimos hace unas semanas: el Salón de la Fama debe tener vida propia y no depender de la agenda de don Alfredo Harp Helú, quien tuvo a bien construirlo y traerlo de regreso a la LMB.

Esa es mi humilde opinión.

Síguenos!

Síganos!

Manténgase informado