Panamá y la SC cumplieron

Amigos lectores, la final inesperada de la Serie del Caribe 2019, nos dejó muchas reflexiones en todos sentidos; algunos se sienten sorprendidos por los equipos de Panamá y Cuba quienes no pertenecen a la Confederación de Beisbol profesional de centroamérica y del Caribe (e invitados).

El hecho de no estar enterados del desarrollo de países de sudamérica hacia el juego de pelota no significa que su nivel es inferior al de los llamados Premier 12, cualquier proceso tiene un inicio y nos debe dar mucho gusto que la globalización del beisbol está llegando a todas partes, que viva el rey.

Panamá llegó a la final gracias a su bateo colectivo que no sólo les dio la llave para entrar a la gran final, sino que desplegaron un beisbol de fundamentos al bat, esos mismos que algunas veces se les olvida en las vitrinas de los más grandes equipos de la pelota profesional o a nivel de selecciones nacionales.

La pelota da muchas vueltas como la vida misma. ¿Quién se hubiera imaginado que por una lamentable cancelación del certamen en Venezuela tiene al país del canal marítimo más grande del mundo en fiesta nacional.

Cuba está muy acostumbrado a disputar las preseas de oro a nivel continente y aun cuando esta generación de peloteros ya se les hizo longeva, siguen teniendo la "pimienta" para hacer valer su deporte favorito de la Isla cubana.

México, representados por los Charros de Jalisco, terminaron su participación en la edición 61 de la fiesta del Caribe de manera honrosa y sobre todo con la actitud combativa que espera la gran afición mexicana, más allá de regionalismos, filias o fobias, todos coincidimos en que el beisbol es así y sólo el que no ha vivido directa o indirectamente un torneo corto, incluyendo Ligas pequeñas, no comprende que una carrera es la diferencia entre hacer maletas o pasar a las siguientes rondas.

El sabor de boca es agridulce por no lograr el máximo resultado, sin embargo, el inédito formato le permitió a Charros la venganza deportiva frente a Venezuela y Cuba, los triunfos nacionales llegaron al estilo Jalisco de la LMP, bateo explosivo a la hora buena, efectividad de los guantes de oro LMP en infield y pitcheo profundo remachado por un Sergio Romo quien nos ha permitido tener la oportunidad de ser parte de su historia como jugador activo, con ese patriotismo, coraje y entrega que pocas estrellas de nuestra pelota han vivido, como el gran Vinicio Castilla.

Con la eliminación de los Charros de México en la Serie del Caribe culmina la temporada de la Liga Mexicana del Pacífico 2018/2019, dejando un saldo positivo con grandes encuentros, rivalidades, junto con una cantidad enorme de emociones. Todo es perfectible, sin duda existen temas por trabajar en algunas plazas con su infraestructura, equipos y hasta relaciones públicas con sus respectivos ayuntamientos, pero el mejor beisbol de México tiene mucha vida, vienen retos importantes, sólo para abrir tema, las expansiones de Guasave y Monterrey gracias a un plumazo de quien el peso y puesto le favorece. Equipos, directivas, plazas, afición, Liga... por eso y muchas cosas más, yo beisbol.

Síguenos!

Síganos!

Manténgase informado