"No me invitaron", José Maiz

Cuando hablamos de los Sultanes de Monterrey de la época moderna (1984 a la fecha) el nombre de José Maiz García no puede quedar a un lado. El ingeniero condujo solo el destino del club hasta el 2017, cuando se asoció con Multimedios.

La llegada de esta empresa de comunicación y su riqueza ha revolucionado la Liga Mexicana. Primero con la remodelación del estadio, luego con los partidos de Ligas Mayores, la compra del equipo Bravos de León y ahora con el anuncio de que los Sultanes ingresan a la Liga Mexicana del Pacífico.

Se están convirtiendo en el ajonjolí de todos los moles.

Pero el domingo pasado en Guasave, donde el presidente López Obrador hizo el anuncio bomba de que Diablos Rojos (Guasave) y Sultanes (Multimedios) ingresaban a la LMP como equipos nueve y diez, el gran ausente fue precisamente José Maiz García.

Entrevistado por Blanca Cisneros en el programa de radio, Beisbol y Más, este lunes por la mañana, Maiz García fue parco y dijo: “A mí no me hablaron”.

¿Qué fondo tiene todo esto? ¿Se les olvidó llevarlo por la premura del tiempo? ¿Consideran que los Sultanes de invierno son diferentes a los de verano? ¿No tiene nada qué ver con la nueva franquicia invernal?

En el presídium junto a López Obrador estuvieron, entre otros, Teodoro Higuera, Luis Ignacio Ayala, Alfredo Harp Helú, Francisco González (dueño de Multimedios), los presidentes de las ligas de verano y de invierno; Ana Guevara, directora de la Conade. También se mencionó a Edgar González, quien fungirá como titular del beisbol popular en México. A todos ellos sí los invitaron y llegaron a tiempo.

En el programa de radio de este lunes, Maiz García contestó algunas preguntas y se notaba triste, sin pimienta, ante uno de los acontecimientos más importantes en el beisbol regiomontano en la historia. Incluso Víctor Sánchez, conductor del programa, se lo comentó a Blanca.

El ingeniero dijo que no sabe quién será el presidente del equipo invernal, pero aseguró que al igual que en Sultanes de verano, el tendrá el 50 por ciento de las acciones. Cabe explicar que cuando Multimedios compró a los Bravos de León, Maiz García no participó como socio, sino personas del Bajío.

Y a pesar de que mandaron manager y gerente deportivo de Monterrey, en la primera conferencia de prensa enfatizaron que el equipo era propiedad de Multimedios y no tendrían nada que ver con los Sultanes.

Maiz García consideró que la decisión de sumar a los Sultanes a la LMP fue tomada de manera prematura, pero había que alinearse a la petición del presidente de la República, que se comprometió con Guasave durante su campaña política y ahora necesitaba un equipo para hacer “par” con los Algodoneros.

De esa manera, Alfredo Harp Helú, dueño de Diablos Rojos del México y Guerreros de Oaxaca en la LMB, será el dueño también de los Algodoneros de Guasave (o como les quieran llamar) mientras sale un valiente de la comunidad a comprar la franquicia.

Harp Helú, además, está por inaugurar el Salón de la Fama del Beisbol Mexicano en Monterrey y también su estadio de beisbol en la Ciudad de México. El año pasado los dos torneos cortos de la LMB llevaron su nombre.

¿DEBERAN LLAMARSE IGUAL?

Aunque no han pasado ni 24 horas desde el anuncio de AMLO, muchas preguntas han surgido y transitado por las redes sociales con respecto a los nuevos Sultanes de Monterrey.

Una de ellas es el nombre: ¿deberán llamarse Sultanes?

El equipo de verano y el de invierno son completamente distintos. En pocas palabras, son dos franquicias diferentes, con planteles diferentes que comparten dueños, estadio y afición.

Los Sultanes de invierno deberán comenzar desde cero. Habrá un draft con jugadores que los otros equipos dejen libres para alimentar a Guasave y Monterrey. El camino será empinado y sinuoso porque, obviamente, esos jugadores disponibles no serán los mejores del mercado.

La selección de extranjeros será vital en las aspiraciones del club, así como la compra de algunos elementos que puedan venir a ayudar en el primer torneo, que es el que enamora a los aficionados.

Con un estadio enorme y con un clima poco propicio para el beisbol, los nuevos Sultanes no pueden darse el lujo de ser un equipo perdedor.

“No podemos ser un equipo de abajo”, dijo Maiz García en el programa de radio.

Pero una cosa es la intención y otra la solución.

Hay que ponerse a trabajar desde ya en el proyecto y los nuevos Sultanes deben tener un gerente propio, que le dedique las 24 horas al ensamblaje del equipo.

Cuando la organización Ley tuvo a Saraperos y Tomateros al mismo tiempo, al principio quiso ahorrar dinero con una sola administración, pero con el tiempo se dieron cuenta que no funcionaba de esa manera.

Quizás sea el momento de marcar una raya entre los Sultanes invernales y los Sultanes tropicales... porque son dos cosas diferentes.

¿Ustedes qué opinan?

Síguenos!

Síganos!

Manténgase informado