Mi cartita a Santa Claus

Ha llegado la Noche Buena de 2018 y aunque yo ya no creo en Santa Claus, nada me impide hacer la cartita de deseos para el beisbol mexicano en 2019.

Primero que nada, en enero la Major League Baseball le dará a la LMB “una cartita” con los reglamentos a seguir para la compra venta de peloteros nacionales a Estados Unidos.

Es una cartita muy esperada porque quizás no todo lo que en ella aparezca será del agrado de los directivos mexicanos. Empezando por dejar libre el mercado para que cualquier persona o academia pueda vender peloteros. Esa cláusula sería el principio de un caos fenomenal que los norteamericanos deberían tomar en cuenta.

Porque de hacerse efectivo, el manoseo de los jugadores se volvería un río revuelto en el que todos van a querer participar y sacar tajada. Eso es peligroso para el bienestar de los jóvenes que aspiran a ser peloteros de liga grande.

Ya lo dijo Pepe Maiz y lo dijo muy claro: si se van firmados por organizaciones que no son la Liga Mexicana, entonces no tendrán trabajo en el beisbol profesional de verano cuando regresen. Esto no es nada nuevo porque en el pasado algunos peloteros decidieron probar fortuna por su cuenta y cuando regresaron fueron perdonados.

Ojalá la sabiduría ilumine a la MLB y sepa entender que México no es Japón o China, o Corea o Cuba, países que ya llegaron a una acuerdo comercial, beisbolísticamente hablando. México es un país muy especial donde la impunidad envalentona a cualquiera y terminan haciendo negocios fuera de las reglas. Se necesitan visores externos que vigilen de cerca todos los movimientos para que haya trato justo para todos. Esa podría ser un ramo en el que Edgar González se desempeñaría muy. Edgar conoce cómo se trabaja en Estados Unidos y sería un enlace perfecto entre los gringos y los aztecas.

¿Pero cómo evita Edgar González un conflicto de intereses ya que su familia tiene una academia que en este preciso momento puede vender jugadores a Estados Unidos?

Esa pregunta la tiene que responder el propio Edgar, quien a su vez ya puso su cartita en el pino navideño y su deseo principal es ser el coordinador nacional del beisbol popular en México. Ese deseo iba por buen camino hasta que AMLO se involucró con la LMB y su buena relación con Alfredo Harp Helú podría influir para descarrilar el deseo de Edgar o en el menos malo de los casos, dejarlo fuera de todo aquello que pueda afectar a la LMB, como es (entre otras cosas) el control de los jóvenes prospectos.

Pero esa es otra historia. Seguimos con la cartita…

Estabilidad: Es una palabra que la Liga Mexicana no conoce. Solamente en los últimos dos años hemos vivido un cisma y la salida de cuatro equipos. El cisma se conjuró, pero dejó una liga polarizada donde cinco o seis equipos son los que mandan. Los cuatro equipos que se fueron regresaron de la mano del presidente de México, que abogó por ellos. En pocas palabras, esos clubes recibieron un tanque de oxígeno para sobrevivir cuando ya todos estábamos vestidos para el funeral.

Un presidente real: La llegada de Javier Salinas no ha mejorado en nada la situación de la Liga Mexicana. Cuando se fueron esos cuatro equipos dijo que “a veces hay que podar el césped para que crezca nuevo”. Pero luego de que regresaron ni siquiera se apareció para explicar lo que había pasado.

Ya lo dijo Pepe Maiz hace unos días: “Tiene que aprender bastante”… “viene de otro deporte y necesitas que los que te rodean te den buenos consejos”.

Yo creo que un presidente de Liga Mexicana debe dominar el tema béisbol y entonces sí rodearse de gente que le ayude con lo demás. En mi humilde opinión.

Que funcione la pelota Franklin: Todo un enigma es el cambio de pelota para la campaña 2019. La famosa Rawlings ha sido sustituida por la Franklin, que pocos, muy pocos, hemos visto en acción. Ni en los campos amateurs se usa esa marca. Espero que no se arrepientan del cambio por ahorrar alrededor de un dólar por cada esférica. Recordemos que cuando se usó la Comando Cinco X se hizo un des… barajuste en el que muchos récords pasaron a mejor vida.

Que regresen los números retirados: Pido también un poco de humildad a los directivos de los Sultanes de Monterrey que por aferrados no quieren regresar los números retirados a las bardas del estadio. Ya saben que se equivocaron en quitarlos, pero como es un servidor el que se los pide, pues simplemente no quieren enmendar su error. Señores, están ofendiendo la carrera de muchos jugadores que se entregaron por el uniforme de los Sultanes, sí, ese uniforme que ustedes apenas llevan puesto por dos años, pero que parece les ha pertenecido toda la vida. La historia de un equipo le pertenece a sus aficionados, no a los dueños.

Que mejore la página de la LMB: Presidente vienen y presidentes van, pero la página oficial de la LMB sigue siendo muy mala. Poca información general y menos estadísticas que en años pasados es lo que tuvimos en 2018. Los temas trascendentales fueron dejados a un lado. Sólo se publica lo que ellos consideran favorable y muchas veces ni eso. La página no ha logrado ese objetivo de ser un espejo de lo que ocurre en TODOS los equipos. Y si quieren un ejemplo, sólo copien la página de la MLB donde fluye información abundante y al momento de lo mejor de TODOS los equipos de las Ligas Mayores. Así de fácil.

Tengo muchos deseos más, pero no quiero aburrirlos con tanto texto, mejor espero que ustedes me ayuden a escribir los que faltan y entre todos mandarlos con un moño muy bonito a las oficinas de la LMB… en una de esas se nos conceden.

Síguenos!

Síganos!

Manténgase informado