¿Por qué no responde Edgar?

Hablar de lo bueno o lo malo del beisbol no dejar de ser importante para el mismo beisbol. Desde hace un par de años y gracias a la redes sociales, la información del rey de los deportes profesional en México ha circulado en grandes cantidades poniendo al lector en conocimiento de temas que antes eran tabú.

Es cierto, sigue habiendo mucha gente que sólo se preocupa por los resultados de un juego, pero en este momento de cambios globales, la Liga Mexicana vive una lucha interna que ha mostrado las debilidades de un sistema que por muchos años fue una dictadura y en “donde no pasaba nada”.

¿Quién iba a pensar que en vísperas de Navidad hubiera tantos temas abiertos como el convenio con la MLB, el regreso de cuatro equipos que se acababan de ir, la atención del presidente de la República al deporte de las inteligencias, la nominación de Edgar González como rector del beisbol popular mexicano, la construcción de nuevos parques?

No todo es pegarle a la pelota y sacar outs o carreras. El que piensa así ha quedado ponchado desde hace tiempo. La labor periodística va mucho más allá de eso. A los directivos les conviene tener una “prensa amiga”, que sólo les aplauda sus acciones. Pero son las redes sociales las que descobijan los malos manejos y que ponen a cada quien en su lugar (aunque a veces se juzgue muy a la ligera).

Hace un par de días el ingeniero José Maiz García se envalentonó en un programa de radio y se le fue a la yugular a la familia González, la familia de Adrián, uno de los mejores peloteros mexicanos que han participado en las Ligas Mayores.

Descalificó a la Academia González porque, dice, sólo agarran jugadores y los tratan de vender a los Estados Unidos.

El temor de Maiz García es que Edgar González, hermano de Adrián, sea nombrado el representante del beisbol popular mexicano y entonces sí se combatan esas “mafias del poder” que rigen el beisbol amateur, infantil y profesional.

El problema es que por lo tiempos políticos Edgar no puede contestar, ya que no ha recibido todavía el nombramiento de parte de López Obrador. Se espera que en enero se concrete este proyecto que el tabasqueño ha platicado con González desde hace tiempo.

Y aunque Edgar no ha dado a conocer su plan de trabajo, han trascendido en sus círculos cercanos algunos puntos básicos de su plan de trabajo. Obviamente es información extraoficial que debe ser tomada de esa manera.

Uno de los primeros puntos es un buzón de quejas en el que peloteros y padres de familia denuncien si son obligados a jugar en determinados equipos o tratados injustamente en sus ligas. Si de alguna manera o de otra son extorsionados.

Se sabe que en Nuevo León hay un entrenador que fue “vetado” simplemente porque no se lleva bien con los que mandan.

Se creará una escuela de entrenadores para prepararlos y que su nivel sea similar en todos los rincones del país.

Se buscará que la mayoría de las escuelas primarias o secundarias agreguen a su clase de deportes el béisbol, aportando entrenadores capacitados.

A los ex peloteros de buena trayectoria e imagen se les permitirá hacer trabajo comunitario promocionando el beisbol.

Se contará con una base de datos nacional de todos los niños y jóvenes que practican beisbol y se crearán becas para que puedan jugar y estudiar a la vez. Si algunos aspiran a estudiar en el extranjero, habrá facilidades para que obtengan becas.

La base del éxito del beisbol en México será crear controles para que todos se lleve organizadamente y dentro del marco legal y justo que todos deben recibir.

En una palabra: meterle orden al asunto.

Por lo pronto, sigamos hablando de béisbol porque eso lo mantiene vivo.

AUN NO ENTRAN AL REDIL

Y mientras la Liga Mexicana y la Major League Baseball no se ponen de acuerdo en un convenio de trabajo, otros países ya lo hicieron.

Japón, Corea, China y Cuba ya están haciendo negocios legales y controlados con los Estados Unidos.

¿Por qué México no?

No lo sabemos. Quizás porque se quieran mantener algunos vicios del pasado y eso ha frenado el avance de las cosas. Quizás sea cuestión de tiempo para que en enero todo quede formalizado.

Síguenos!

Síganos!

Manténgase informado