De bloqueos y cosas peores

En la recta final por saber si el mercado de la compra-venta de peloteros mexicanos a Estados Unidos se mantiene libre o se circunscribe sólo a los equipos de la Liga Mexicana, es mucha la expectativa ante un “río revuelto” que ya involucra incluso a personas de otros países, que ven en México un lugar ideal para hacer negocios de ese tipo.

El próximo miércoles en Morelia, Michoacán (un lugar donde nunca no se ha jugado beisbol de LMB) los presidentes de la Liga Mexicana tienen su asamblea para definir muchos asuntos importantes rumbo a la temporada 2019.

Uno de ellos es el convenio con las Ligas Mayores, mismo que se canceló hace unos cinco o seis meses porque los norteamericanos detectaron anomalías graves en los procesos.

Hasta ese momento se creía que sólo los equipos de la LMB podían vender jugadores a la Major League Baseball, algo que no era totalmente correcto, porque Edgar González, hermano del ex ligamayorista Adrián, afirma que ellos como la Academia González han vendido (y siguen vendiendo) jugadores a Estados Unidos.

“El mercado sigue abierto, no puede haber monopolio en esto porque es bueno tener opciones”, dijo Edgar en entrevista radiofónica al programa “Beisbol y Más” en Monterrey con Blanca Cisneros, Edgar Quintero (ex slugger de los Sultanes), Víctor Sánchez y Héctor Bencomo.

“¿Si fuera tu hijo… te gustaría que tuviera sólo una opción para convertirse en profesional?”, cuestionó Edgar a los conductores.

El también ex jugador de Ligas Mayores dijo que un pelotero mexicano que es vendido a Estados Unidos tiene un costo promedio de 300 mil dólares y que ellos en la academia les cobran el 25 por ciento de ese monto. En la LMB, hasta este año, el porcentaje promedio para los equipos era de 75 por ciento, dejando el 25 para los peloteros.

Y eso es lo que MLB está tratando de corregir.

José Maiz García, presidente de los Sultanes, dijo el lunes pasado en este mismo programa de radio que en estos momentos las pláticas con MLB van por el camino de darle el 100 por ciento del bono al pelotero y los equipos recibirán un 30 por ciento extra, a cuenta del equipo mayoritario.

Edgar González dijo que en otros países como Japón y Corea se pagan un bono del 25 por ciento para los equipos de donde proviene el elemento. Actualmente, algunos japoneses han optado por firmar antes de convertirse en profesionales en su país, porque de no hacerlo le dan derechos al equipo de retenerlos por varios años.

González afirmó que con el 25 por ciento que se recibe por cada pelotero se pueden mantener los gastos de una academia y opinó que los equipos de la LMB deberían invertir ese dinero solamente en sus academias, no usarlo para solventar los gastos que les produce el manejo del equipo en la temporada.

¿EXTORSIÓN?

EL fin de semana pasado la Academia González intentó hacer un try out en Monterrey para buscar talento juvenil en esta plaza y denunció haber sido bloqueado a través de llamadas telefónicas que pedían a los dueños de campos de beisbol no darles facilidades.

Además, el Club de Beisbol Monterrey reaccionó a la intención de la Academia González convocando a un try out de tres días.

González comentó que usar el poder que se tiene sobre el beisbol infantil (Pepe Maiz es el presidente nacional del sistema Williamsport en México) para beneficiar a su equipo profesional se podría interpretar como un “tipo de extorsión”.

“Si el jugador es bueno debe jugar en cualquier parte”, aseveró González.

Por cierto, este fin de semana harían un try out en Nuevo Laredo, pero las famosas llamadas telefónicas desde el centro de de Monterrey repiquetearon también en esta ciudad fronteriza y fue imposible conseguir un parque adecuado, por lo que se canceló el evento.

Dijo que en la apertura del mercado nacional de peloteros ya hay en México personas de otros países, como República Dominicana y Venezuela, que saben del negocio y que prueban suerte tratando de entrar al negocio también.

Edgar González y su hermano Adrián se entrevistaron hace un mes con el presidente Andrés Manuel López Obrador y se especula que podrían quedar al frente de un plan maestro para crear academias en todo el país para desarrollar el béisbol, incluso en escuelas primarias.

Si esto último se da, será muy interesante ver la reacción del directivo de los Sultanes cuando tenga que rendir cuentas sobre el beisbol infantil en Nuevo León, que ha sido denunciado por bloquear a las escuelas y academias particulares que no están afiliadas a Williamsport y no los dejan participar en sus torneos de invitación.

El reloj avanza, en menos de un mes sabremos el destino de todo este relajo que se vive en el beisbol mexicano.

Por cierto, de los 500 jóvenes que acudieron al try out de los Sultanes, el pasado fin de semana, se firmaron la gran cantidad de ¡DOS! Esperamos que los otros 498 estén libres para seguir buscando su destino en otros equipos.

A menos que a través de llamadas telefónicas traten de bloquearlos…

Síguenos!

Síganos!

Manténgase informado