"Sospechosismo" beisbolero

Aunque en el mundo beisbolero pasó casi desapercibida la visita que le hicieron a Alfredo Harp Helú, el presidente de la Liga Mexicana del Pacífico, Omar Canizales, y del dueño de los Tomateros de Culiacán, Héctor Ley López, resulta harto interesante interpretar el aspecto político de este acontecimiento.

La palabra “sospechosismo”, que puso de moda Santiago Creel en 2004, cuando era secretario de Educación, llega como una recta pegada al mundo del beisbol mexicano, que no está para nada alejado de la “grilla” y las patadas bajo la mesa.

El motivo oficial de la visita de Canizalez y Ley López fue la ayuda para los damnificados de las lluvias en Sinaloa. Harp Helú, el dueño de los Diablos Rojos y Guerreros de Oaxaca (ambos en la final de la LMB) los recibió en Oaxaca y comió con ellos el miércoles

El área de comunicación de los Diablos Rojos mandó DOS boletines. El primero meramente informativo y el segundo haciendo énfasis en que la visita se debió a la ayuda humanitaria (que se aplaude, obviamente).

¿Dos boletines? Mmmmmm. Y lo más raro es que la página oficial de la Liga Mexicana no publicó ninguno de los dos. Pero si sacó a la luz uno en el que Harp Helú visitaba la academia que tiene en la verde antequera.

Alfredo Harp Helú ha sido el ajonjolí de todos los moles en el beisbol este 2018.

Luego del cisma de 2017 en el que los dirigentes de la nueva ola casi lo desconocen en una reunión de asamblea, vino la paz y de acuerdo a su envergadura de “hombre fuerte” en la liga, decidieron darle su nombre a los dos torneos cortos de 2018.

Previo a eso, Harp Helú había anunciado que se haría cargo de construir el Salón de la Fama (que tendrá su sede en Monterrey) y el nuevo parque de los Diablos Rojos. Sin duda se convirtió en el hombre de moda, pero… siempre existe un pero.

Luego de la venta de los Tigres de Quintana Roo a la familia de Fernando Valenzuela, se desató una polémica por el traspaso de algunos peloteros jóvenes de Tigres a Diablos. Luego de mucho misterio, la Liga Mexicana determinó en su última asamblea que los capitalinos debían regresar los peloteros o pagar el dinero que obtuvieron por ellos en caso de que hubieran sido vendidos a equipos de Ligas Mayores. Asimismo, ratificaron un castigo a Francisco Minjarez, ejecutivo implicado en el caso y que su última trabajo fue como director deportivo de los Diablos.

Trascendió que en esa reciente asamblea realizada en Monterrey hace apenas unas semanas, cuando se votó a favor de que Diablos pagara su error, los representantes de Diablos y Oaxaca salieron de la junta y no participaron cuando se puso en la mesa, para su aprobación, el calendario de juegos 2019.

Dicho rol de partidos empezaría en abril y terminaría en noviembre, empalmándose con los dos primeros meses de la temporada de invierno en la Liga Mexicana del Pacífico. Es natural que eso haya provocado molestia entre los directivos invernales y los aficionados porque muchos peloteros estelares no podrán reportar a tiempo para sus compromisos en la LMP.

Rudeza innecesaria, dirían algunos.

Otro dato importante en la “grilla” beisbolera es que una vez que Andrés Manuel López Obrador resultó electo presidente, no fue el CEO de la Liga Mexicana, Javier Salinas, quien se reunió con él, sino Alfredo Harp Helú. Cuando Salinas reaccionó, lo más que pudo hacer es tener una reunión con Ana Gabriela Guevara… “hay niveles” dirían los que sí saben de beisbol y política.

Al estilo de los magnates y patriarcas que tuvo el beisbol nacional como Jorge Pasquel o Alejo Peralta, actualmente el que dicta la agenda es Alfredo Harp Helú. Pero a diferencia de aquellos tiempos, ahora hay propietarios de equipos que tienen su propio plan de trabajo y en este no aparece depender de un solo “gigante”.

LA VISITA DE LA LMP

La serie final de la LMB 2018 comenzará el 2 de octubre y la campaña 2018-19 de la LMP el día 12. Los Sultanes de Monterrey tienen varios jugadores de los Tomateros de Culiacán que deberán tomar un merecido descanso luego de dos temporadas cortas que empezaron en marzo y terminan en octubre. Sin duda un duro golpe para la organización guinda.

Con todos estos atenuantes y pensando que Harp Helú estaría molesto por la resolución en su contra que tomó la LMB… no es nada disparatado pensar que la visita a Oaxaca del presidente de la LMP y del dueño de los Tomateros haya sido solamente para revisar la ayuda humanitaria para Sinaloa.

En todo caso, la Liga Mexicana también tiene un centro de acopio en sus oficinas y allá no fueron a dar los directivos invernales.

En las altas esferas ya se comienza a manejar el rumor de que además de buena voluntad, esta reunión en Oaxaca llevaba quizás una petición para recapacitar sobre el rol alargado que tendría la LMB en 2019. O bien, en el caso extremo de que no haya acuerdo, una invitación para que los Diablos se unan a la LMP en el futuro cercano.

Cuando Multimedios compró a los Sultanes hace casi dos años, se mencionó insistentemente en hacer una Liga Nacional que tuviera a los mejores equipos de verano e invierno. Incluso el señor Héctor Ley López visitó a Willie González en el estadio Monterrey. En ese momento era muy fuerte el rumor.

Así las cosas, Alfredo Harp Helú se ha apropiado de la agenda beisbolera y seguirá haciéndolo porque uno de sus dos equipos estará en la Serie del Rey. Luego vendrá la inauguración del Recinto de los Inmortales y en 2019 el estadio nuevo de los Diablos.

¿Será que estamos ante el nuevo patriarca de la LMB?

Síguenos!

Síganos!

Manténgase informado