MLB Cup causa revuelo

Como un tanque de oxígeno cayó entre la comunidad del beisbol infantil mexicano el anuncio de la primera copa MLB para niños de 11-12 años que se jugará la semana próxima en la Ciudad de México con al menos 20 equipos.
Tener la marca “mlb” ya es garantía y aparte lograr que la cadena ESPN transmita las semifinales y final es algo que le aporta mucho valor al evento, que viene a ser un buen experimento y que podría fortalecerse con el paso del tiempo.
Esta es una ventana que se abre para muchos niños y también para directivos que se sienten incomprendidos por el sistema que prevalece en México desde 1956 y que a veces parece obsoleto por la forma en que se maneja en nuestro país. 
Si hay algo que los directivos de las Ligas Pequeñas en México, afiliadas a Williamsport, no han sabido hacer es darle valor a sus torneos. La casi nula difusión de los torneos nacionales (incluyendo el estelar de 11-12 años) ha cobrado factura y cuando el equipo campeón nos representa en la capital mundial del beisbol infantil es de interés sólo para la ciudad que representa… a menos que el equipo comience a ganar y llegue a instancias de finales.
Da tristeza, y lo he expuesto es muchas columnas a través de muchos años, ver que se juega muy buena calidad de beisbol, pero que los parques sedes de nacionales no cuentan con la calidad que se merecen esos niños. Por eso cuando llegan a Williamsport es como llegar al cielo.
Este año, en el Nacional de Monterrey, el canal oficial del gobierno de Nuevo León transmitió solamente un partido y al ser eliminados los equipos locales, dejaron al garete la final entre Matamoros y Reynosa, un partido que llenó el parque y que fue emocionante de principio a fin.
José Maiz García, presidente nacional de Liga Pequeñas, se ha rodeado de un grupo de directivos que no han podido “sacar la bola del cuadro” y que tienen inconformes a muchos otros directivos que, por temor a represalias, prefieren callar, pero que en corto hablan de los vicios del sistema.
El último tema “importante” de parte de la Dirección Nacional es la carta publicada contra Joel Serna, ex empleado de José Maiz en los Sultanes de Monterrey, en donde lo culpan de hacerse pasar por representante de las ligas pequeñas. Dicho boletín fue colocado en la página oficial de las Ligas Pequeñas, pero sin firma. Se entiende más como una venganza contra el ex jugador profesional que como algo que pueda beneficiar al sistema o prevenir a los padres de familia.
Serna, al quedar sin empleo como buscador de talento de los Sultanes, se colocó en esa misma posición con los Toros de Tijuana. Y como decenas de scouts, tiene derecho a trabajar en un mercado que conoce a la perfección como lo es el beisbol infantil o amateur de Nuevo León, cuidando los reglamentos de la Liga Mexicana.
Asimismo, cundió el rumor de que querían “vetar” al manager que recientemente dirigió en Williamsport por México y no dejarlo manejar en Nuevo León ahora que ha vuelto a su lugar de origen. Eso, además de ser anticonstitucional, sería un escándalo que más les vale no destapar porque los mexicanos tenemos el derecho de trabajar en donde nos den empleo.
Invito a José Maiz a abrir el espectro de su “petit comité” y hacerlo transparente para que los directivos de las diferentes ligas en Nuevo León y México expongan sus quejas. Asimismo, que abra las puertas a los medios de comunicación en sus consejos y juntas para que la información fluya y no beneficie a unos cuantos.
Hace unos días estuvo en Monterrey el máximo directivo del beisbol mundial y nadie se dio cuenta. Valía la pena que los medios informativos platicaran con él y les diera su punto de vista sobre muchas cosas en las que está incluído México como país participante.
¿Así cómo va a tener difusión el beisbol infantil o amateur?
Por cierto, de la MLB Cup casi no ha fluído información y son pocos los que saben quiénes representarán a Nuevo León en dicho evento.
El 12 de julio pasado escribí una columna mencionando algunas cosas negativas que han pasado recientemente en el seno de los torneos nacionales de Ligas Pequeñas afiliadas a Williamsport y a continuación lo reproduzco para que vean que no estoy inventando nada.
ES TIEMPO DE PONER ORDEN
Todo esto viene a colación por diferentes hechos que se han suscitado en el ámbito de las Ligas Pequeñas mexicanas afiliadas a Williamsport en los últimos años y que son precisamente un mal ejemplo.
Vamos a comenzar por lo que pasó en Nuevo Laredo el lunes en la final de la categoría Senior (15-16 años), cuando el equipo de la Liga Treviño Kelly de Reynosa se retiró del campo antes de terminar el partido en protesta por una mala marcación de los ampayers.
Un día antes, la Liga San Nicolás se había quejado de que les marcaron 13 bases por bolas en un partido contra el anfitrión, la Liga Oriente de Nuevo Laredo. Es cierto, todos nos quejamos alguna vez tratando de sacar provecho de situaciones, pero ¿por qué cuando los equipos van a Williamsport no se quejan o no tratan de hacer trampa?
¿Por qué los directivos “picudos” cuando llegan a Williamsport acatan el reglamento y en México lo doblan lo más que pueden en beneficio de sus intereses?
En algunas ocasiones parece que con el “visto bueno” para organizar un torneo nacional va también con el título garantizado para el equipo local.
Eso se vio también el año pasado en Matamoros, cuando el torneo Nacional de categoría Intermedia no pudo terminar por las acusaciones contra los organizadores de tener a su favor el ampayeo. La final se suspendió y luego quisieron llevarla a terreno neutral, pero no se pudo concretar. Reynosa, que era la sede del torneo Latinoamericano, fue el representante de México ante la ausencia de los dos equipos que originalmente jugarían la final.
Pero regresemos a nuestros días y pongamos nuestra mirada en la Liga Oriente de Nuevo Laredo, en donde se vivió una batalla campal la semana pasada entre ¡madres de familia! Que se agarraron a golpes en las tribunas ante la mirada atónita de sus hijos que disputaban un partido. Ese video aparece en las redes sociales.
El afán de ganar ha superado al de competir. En 2016 la Liga Norte de Hermosillo fue al límite de participar con algunos niños que se registraron con otros nombres. Allá por 2010 la Liga Matamoros AC fue desafiliada parcialmente y uno de sus principales directivos vetado de por vida. Ellos habían representado a México en las Serie Mundiales de 2006 y 2008.
Este año en el regional de Los Mochis, la Liga IMSS Mexicali participó con propaganda política en el uniforme, algo nunca antes visto y calificado directamente por Kevin Fountain, director de comunicación de Little League como incorrecto. También José Maiz García, presidente nacional del sistema Williamsport, reprobó el hecho de que Mexicali utilizara un logotipo del PAN en su pantalón… aunque hubiera sido la única manera de viajar el regional.
Si en este caso la forma fue el fondo, en el sistema Williamsport no es válido. Si para competir se necesita romper los cánones establecidos, mejor no competir. Y todos los que defienden este acontecimiento en redes sociales no tienen fundamentos sobre el ideal en el que se basa el sistema Williamsport.
Y si en algún momento recibieron “permiso” desde Monterrey para eso, entonces que lo digan y señalen a los culpables.
No se puede seguir permitiendo que en cada torneo haya irregularidades. No podemos permitir la violencia ni el influyentismo. Este es un juego de niños para los niños. Ingeniero José Maiz García, no permita que esto siga pasando en México. Usted es la persona que guía el beisbol infantil y debe hacer respetar el reglamento.
Hay que poner mano firme en este momento, antes que sucedan cosas más lamentables.
ESPERAMOS NOTICIAS
Créanme que a lo largo de mis 35 años de periodista he apoyado mucho a las ligas pequeñas, le he dedicado espacios importantes en medios de comunicación impresos, de radio o televisión, he narrado ocho series mundiales y mantengo una página dedicada a los peloteritos desde 2012. Esta aclaración es para los que digan que sólo veo el lado negativo de las cosas.
Más bien, tengo tanto tiempo en esto que conozco bien a los protagonistas y sé quiénes aportan y quienes destruyen. Con gusto me incorporaría a la parte constructora cuando se ofrezca transparencia e inteligencia en la dirección de este importante sistema de beisbol infantil. El oscurantismo debe quedar atrás y comenzar una nueva época ahora que MLB ha puesto sus ojos en nuestro beisbol.

Síguenos!

Síganos!

Manténgase informado