Los nuevos "caballos de hierro"

El lunes se celebró el trigésimo aniversario del día en el que Cal Ripken se convirtió en el sexto pelotero en la historia que jugaba 1,000 encuentros consecutivos. Como supimos luego, aquel hito sería apenas el 40% de su histórico e inolvidable récord.

La cadena de duelos al hilo, que empezó el 30 de mayo de 1982, terminó el 19 de septiembre de 1998. En total, Ripken jugó 2,632 partidos en fila, dejando bien atrás la vieja marca de Lou Gehrig de 2,130.

Es difícil creer que algún jugador activo vaya a intentar poner en jaque el registro de Ripken y mucho menos romperlo. Un solo jugador vio acción en cada uno de los encuentros de su club las últimas dos temporadas -tendremos más sobre él más adelante- y en cinco temporadas entre 2013-2017, apenas 13 beisbolistas se combinaron para un total de 17 temporadas de 162 juegos disputados.

Después de todo, la temporada de Grandes Ligas es larga y difícil, y los equipos entienden cada vez más la importancia de un oportuno descanso. La pregunta no es si un jugador podría jugar 2,000 encuentros seguidos, sino si debería hacerlo.

Con eso en mente, y a propósito del hito de Ripken, presentamos a los cinco peloteros más duraderos entre los jugadores de posición activos.

José Altuve, Astros
El venezolano, vigente Jugador Más Valioso de la Liga Americana, es uno de apenas seis peloteros que han disputado al menos 150 juegos en cinco campañas seguidas. De ellos, al menos dos - el dominicano Robinson Canó (suspendido) y Evan Longoria (lesionado) - ya se quedaron sin posibilidad de extender sus respectivas seguidillas. Altuve sigue imparable, habiendo jugado en cada uno de los partidos que ha disputado Houston hasta ahora en el 2018. Es tercero en duelos jugados desde que participó en su primera temporada completa en el 2012.

Alcides Escobar, Atlanta

El también venezolano Escobar ha hecho de su capacidad para salir todos los días al terreno una marca de fábrica. El único jugador que disputó todos los juegos en tanto en el 2016 como el 2017 se ha encontrado una vez más en el lineup para cada juego de los Reales este año, incluyendo uno que disputó en el jardín central. De hecho, Escobar ha jugado en 408 cotejos al hilo, la cadena activa más larga en las Mayores y la más longeva para un torpedero desde la de Ripken. Escobar es el único pelotero activo con tres campañas de 162 encuentros, y encabeza las Mayores en partidos jugados desde el 2010 (1,325).

Nick Markakis, Bravos
El veterano de 34 años podría llegar a 3,000 hits con algo de suerte, y su capacidad para jugar y jugar es una de las principales razones. En sus 13 temporadas, Markakis ha estado en la lista de incapacitados una sola vez, por allá en el 2012. Ha jugado al menos 147 partidos en cada una de sus otras campañas desde su año de novato en el 2006, uniéndose a Evan Longoria como los únicos beisbolistas en aparecer en al menos 155 juegos en cada uno de los últimos cinco años. Markakis todavía no se ha perdido un compromiso de los Bravos este año, y además de eso está poniendo los mejores números ofensivos de su carrera.

Carlos Santana, Filis
A pesar de un inicio lento en el plato, el dominicano está haciendo en Filadelfia lo mismo que hizo año tras año para Cleveland: jugar todos los días, embasarse y conectar extrabases. El toletero perdió algunos juegos al principio de su carrera debido a las lesiones, pero ahora va rumbo a convertirse en uno de apenas cuatro peloteros con no menos de 150 duelos cada año desde el 2013.

Kyle Seager, Marineros
El mayor de los hermanos Seager sigue apareciendo día tras día en el lineup de los Marineros. Kyle ha sido uno de los jugadores más consistentes de las Grandes Ligas en años recientes, y aunque sus números ofensivos están bajos, se ha perdido un solo cotejo de Seattle esta temporada. Seager ha jugado al menos 154 partidos en cada año desde su primera temporada completa en el 2012.

Síguenos!

Síganos!

Manténgase informado