Loaiza, en arresto domiciliario

El ex beisbolista mexicano, Esteban Loaiza, abandonó la cárcel federal estadounidense donde se encontraba recluido después de que la juez le concedió arresto domiciliario.

Loaiza salió a las poco antes de las 10 de la mañana de este viernes 11 de mayo, pero tuvo que regresar para atender la audiencia que se celebró el viernes  a las 13:30 hotas. Lo hizo acompañado por su padre, madre, hermano, hijo y su pareja sentimental con quienes estuvo sonriente mientras pasaba el filtro de revision antes de ingresar a la sala.

Vestido con camisa blanca de manga larga y pantalones oscuros, Loaiza se presentó ante la jueza federal Janis Sammartino para discutir diversos asuntos pendientes como las mociones de la defensa solicitando al ministerio público, representado por el fiscal Jarad Hodes, que preserve la evidencia recopilada y que divulgue la identidad del informante, que permitió a las autoridades detener al exjugador de las Grandes Ligas.

El ex esposo de la cantante folkórica, Jenni Rivera, fue arrestado por presuntamente recibir un cargamento de más de 20 kilos de cocaína, los cuales presuntamente escondió en una residencia rentada a su nombre en Imperial Beach, California, el pasado 9 de febrero.

La abogada defensora Janice Deaton se negó a  dar detalles sobre el proceso, pero se dijo contenta por su cliente quien tendrá que respetar las reglas de la libertad condicional. 

"No tengo comentarios sobre el caso ni puedo hablar pero estoy muy contenta por mi cliente"

También comentó que su representado estaba bien, aunque había perdido peso. Loaiza durmió tras las rejas desde el 9 de febrero, día en que agentes de la Oficina del Alguacil de San Diego lo detuvieron tras saltarse una señal de alto.

Quedó en libertad con grillete electrónico y bajo arresto domiciliario la mañana del viernes, luego de que su ex pareja Ashley Esposito ofreció su residencia en Mansfield, Texas, como colateral para garantizar la fianza de 166 mil dólares impuesta por el juez federal Anthony Battaglia.

Loaiza encara un cargo de posesión de cocaína con intención de venderla, que contempla una pena mínima de 10 años de cárcel y la amenaza de deportación a México, su país de origen, de ser encontrado culpable.

Loaiza se negó a hablar con la prensa y sólo intercambió algunas palabras con su abogada.

Esteban Loaiza permanecerá bajo arresto domiciliario y tendrá que presentarse ante la corte para su siguiente audiencia el proximo 13 de julio.

 

 

 

Síguenos!

Síganos!

Manténgase informado