El ampayer, su hija futbolista

No hay duda que el deporte es parte importante en la familia Toledo, en donde padre e hija comparten además de la pasión, la vida como profesionales en el beisbol y futbol, respectivamente.

Daniel Toledo es parte del cuerpo de umpires de la Liga Mexicana de Beisbol y de la Liga Doble A del Centro de Alto Rendimiento, mientras que su hija Wendy, de 17 años de edad, es portera del equipo de profesional Rayados del Monterrey de la Liga Femenil MX.

Con experiencia como umpire en Juegos Olímpicos y Clásico Mundial, Daniel está en el proceso de regresar al cuerpo de árbitros de tiempo completo en LMB, tras estar activo del año 2000 al 2009.

"Uno como padre le dices a tus hijos que ellos elijan el deporte que ellos quieran practicar, ya sea beisbol, futbol, softbol, cualquier deporte que ellos quieran practicar y la verdad no están peleados (beisbol y futbol) uno con el otro, al contrario, unen más a tu familia", expresó Daniel.

Wendy, además de jugadora profesional con Rayados del Monterrey es también seleccionada nacional y ya participó en el Campeonato Mundial Sub 15.

"Al ver a mi papá desde pequeña jugar beisbol no fue impedimento para realizar mi sueño de convertirme en futbolista, al contrario, siempre me impulsaron los dos, mi papá y mamá", reveló Wendy.

El estar inmersos en deporte profesional ha sido un paso complicado ya que ambos han tenido que salir de sus hogar en Monclova, para trasladarse a otras ciudades para desarrollarse.

"La verdad ha sido muy difícil desprenderse de un hijo a tan corta edad tanto a su madre como a un servidor. Ha sido una de las cosas demasiado difíciles", reveló Daniel, ya que Wendy tuvo que salir de casa desde los 12 años de edad, tiempo en el que recibió su primera beca deportiva.

"Pero emprender el vuelo a tan corta edad y con los valores bien definidos, gracias a Dios, nos ha servido de mucho respecto a ella", añadió el umpire.

Además de una forma vida saludable los Toledo han encontrado en el deporte una forma de vida de disciplina y trabajo.

"Desde muy chica fue una niña (Wendy fue) muy hiperactiva, siempre andaba buscando hacer algo y la mejor opción para su mamá fue meterla a practicar algún deporte", reveló Daniel, aunque nunca pensó que su hija llegara formar parte de un equipo profesional de futbol.

Wendy es ahora parte de la primera generación de futbolistas profesionales que participan en la Liga MX Femenil, algo que la llena de orgullo y responsabilidad.

"Es mucha responsabilidad es un compromiso, porque muchas niñas te están viendo y pero también es una satisfacción y una alegría muy grande estar cumpliendo con mi sueño a tan corta edad", externó la joven arquera.

Wendy tiene esta semana su primer gran retos como profesional, ya que su equipo disputa la Final de la Liga MX Femenil ante el representativo de Tigres, lo que es considerado el Clásico Regiomontano y el primero duelo entre ambos equipos de Monterrey en la disputa de un campeonato.

Entre los Toledo siempre hay un apoyo incondicional tanto dentro como fuera de las canchas, más ahora que padre e hija están cumpliendo con su sueño de consolidarse como profesionales.

Síguenos!

Síganos!

Manténgase informado