Regreso de MLB... ¡complicado!

EL PLAN TRAZADO por la Oficina del Comisionado del Beisbol de Grandes Ligas para iniciar la temporada este 4 de julio, depende de un abrumador conjunto de piezas en movimiento, que incluyen la cooperación de 27 ciudades en Estados Unidos y un país extranjero, la disponibilidad de más de 200 mil pruebas confiables de despistaje de coronavirus y la promesa de no interferir con la lucha que se sostiene a nivel nacional para contener la pandemia.

ESPN analizó los retos enfrentados por Major League Baseball con el propósito de volver al terreno. Una lectura a esta propuesta nos esboza algo que jamás se ha intentado en la historia del deporte en Estados Unidos. Prácticamente, la idea se asemeja menos a una temporada de beisbol que a una operación militar. Cualquier cantidad de variables podrían acabar con el plan o peor aún, contribuirían a propagar la mortal enfermedad.

Mediante distintas entrevistas, documentos públicos y privados, intercambios de correo electrónico y mensajes de texto con más de 80 peloteros, managers, entrenadores, ejecutivos deportivos, funcionarios de salud pública y expertos en enfermedades infecciosas y funcionarios gubernamentales, ESPN pudo conocer los siguientes detalles:

El plan diseñado por el Beisbol de Grandes Ligas, en el cual se exige la práctica de pruebas "frecuentes" (más no diarias), solo pondría en cuarentena a las personas que den positivo en dichos tests, incrementando los riesgos de propagación. Esto iría en contra de los lineamientos del gobierno federal de Estados Unidos, que recomienda la cuarentena por un lapso de al menos dos semanas a aquellos que entren en contacto con un infectado confirmado.

A menos que se extienda la distribución de equipo protector y pruebas de diagnóstico durante las próximas semanas, Major League Baseball competirá con los proveedores médicos para adquirir recursos esenciales en algunos estados. MLB promete que no desviará recursos del público.

Los planes trazados por Major League Baseball cobraron forma sin consultar a los funcionarios de salud de las ciudades sedes de los equipos de la pelota grande; sin tomar en cuenta a los encargados de tomar decisiones críticas, a pesar de que la liga cuenta con ellos para ejecutar este plan. Esto incluye a algunos funcionarios con la facultad de suspender la actividad deportiva en sus comunidades en caso de emergencia. La oficina del Comisionado afirma que someterá su plan a consultas una vez se haya completado.

En todo el territorio estadounidense, distintas empresas, gobiernos, escuelas e iglesias (y algunas ligas deportivas) se encuentran trabajando para reanudar sus actividades de manera progresiva, a pesar de que la cifra de fallecimientos producto del coronavirus en ese país se acerca a los 100 mil. Mientras estas instituciones marchan hacia adelante, lo hacen empleando una amalgama de métodos que van desde los más conservadores hasta los sumamente agresivos.

#hitazo

Síguenos!

Síganos!

Manténgase informado