Llegó "La Pesadilla"

TUCSON, ARIZONA.- . marzo 7.- Justion Greene "La Pesadilla" ya aterrizó en Tucson. El veloz jardinero reportó hoy a la pretemporada de Toros de Tijuana en el Kino Sports Complex de Tucson, Arizona, para empezar a trabajar bajo las órdenes del cuerpo técnico que comanda Pedro Meré.

"Me siento muy bien por estar ya aquí en el clubhouse con mis compañeros; son un gran grupo de peloteros, me ha tocado enfrentaros por tres años y es bueno estar ahora de este lado", comentó al término de la práctica.

El pelotero de 32 años nacido en Goose Creek, Carolina del Sur, fue recibido con cariño por sus compañeros en la práctica, ya que le dieron la bienvenida y lo pasaron por el tradicional "túnel" previo a los trabajos diarios.

"Vengo a aportar todo mi esfuerzo; vengo a aportar lo que ya he hecho en los últimos tres años; mi trabajo es como primer bat y ponerme en base y seguir siendo una pesadilla para el resto de la liga", agregó.

Greene ha sido el campeón de robos de base en las últimas dos temporadas de la LMB, ya que en 2016 se estafó 39 colchonetas y el año pasado acumuló 51.

La llegada de "La Pesadilla" convertirá a los campeones defensores en el equipo más veloz de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB), ya que unirá sus piernas a las de Dustin Martin y Corey Brown para asolar los senderos y aterrorizar a lanzadores y receptores rivales.

"El apodo empezó en Saltillo en mi primer año ahí, creo que se decía que yo era una "pesadilla" para los lanzadores cuando yo me ponía en base; me gusta mi apodo", aseguró.

En la campaña 2017, el estadounidense bateó para .354 en 97 juegos que repartió entre los equipos de Saraperos de Saltillo y Acereros del Norte, además, conectó trece cuadrangulares para producir 45 carreras y anotar 89, cifra que fue la segunda más alta de toda la Liga Mexicana de Beisbol.

Greene vivirá su cuarta campaña en la pelota veraniega mexicana, luego de ser tomado por los Medias Blancas de Chicago en el draft del 2008 y alcanzar el nivel de Triple A. También formó parte de la organización de Diamantes de Arizona.

"Me siento muy bien de pertenecer a Toros de Tijuana, un equipo que ya está establecido en la liga y que acaba de ser campeón y mi trabajo es conseguir otro título para la ciudad", mencionó.

Su español ya es bueno, lo ha aprendido en sus tres años en México, ya que no sólo se ha dedicado a robar bases.

"Vámonos estoy listo", dijo en español. "Mi español ha mejorado, creo que estoy en ochenta por ciento; además me gusta mucho la comida mexicana, sobre todo el chicharrón y los churros con azúcar", concluyó.

 

Síguenos!

Síganos!

Manténgase informado