Lluvia y beisbol, mala pareja

Sólo como un dato anecdótico les diré que mucha gente quedó inconforme con la manera en la que se manejó el juego de ayer entre Diablos Rojos y Pericos en Puebla.

Debido a la lluvia, el encuentro se frenó varias veces y en total se requirieron seis horas con 35 minutos para finalizarlo. El cotejo empezó a las 13:01 horas y concluyó a las 19:36 con la victoria para los Diablos 11-6 en nueve entradas.

Obviamente el estadio de los Pericos estaba semi vacío al momento de culminar el juego y muchos piensan que pudo haberse declarado juego finalizado mucho antes de la novena entrada.

Para los peloteros, que llegan al parque mínimo dos horas antes del playball, fueron casi nueve horas de trabajo. Además, las condiciones del campo y el estar parando y regresando a la actividad puso en riesgo su integridad.

Sabemos que es su labor y que para eso les pagan, pero se deben mejorar los criterios de suspensión de partidos para el bien de todo.

Al final de cuentas, los Pericos perdieron la serie por limpia y ahora se encuentran en situación de visitantes ante Tigres de Quintana Roo a la hora de jugar el partido de comodín.

#hitazo #hectorbencomo

Síguenos!

Síganos!

Manténgase informado