Blackley, el trotamundos

 

El pitcher zurdo Travis Blackley es un trotamundos del beisbol ya que en su larga carrera en el profesionalismo ha jugado en las Ligas Mayores, Liga Mexicana (en sus dos versiones), en el beisbol de corea y también en Japón. Por si fuera poco, es un ídolo en su país, Australia, donde se acaba de coronar campeón con los Bandidos de Brisbane.

Blackley fue firmado por los Marineros de Seattle en el año 2000 y en 2003 fue líder de la Liga de Texas con 17 victorias. Al año siguiente fue designado por la revista Baseball America como uno de los mejores prospectos del beisbol, siendo el número tres de la franquicia sólo atrás de Félix Hernández y Clint Nageotte.

Debutó en las Ligas Mayores en 2004 y ganó su partido de debut ante los Rangers de Texas. Pero su suerte cambió y perdió todo el 2005 por una lesión en el hombro. Fue cambiado a los Gigantes de San Francisco en 2007 y también logró un triunfo en su debut con ese equipo.

Luego pasó a Filadelfia y a Arizona, donde no pudo subir a las mayores; empezó el 2010 con la organización de los Mets y luego fue opcionado a Oakland, donde tampoco debutó.

En el invierno de 2010 reforzó a los Naranjeros de Hermosillo, con quienes fue campeón. Regreso a la novena sonorense en la campaña 2016-17.

Fue en el 2011 cuando comenzó su peregrinar y se fue a los Tigres de Kia en el beisbol de Corea. Un año después regresó a Estados Unidos y fue parte de los Gigantes y Atléticos de nueva cuenta, logrando ascender con Oakland ese mismo año, donde terminó con un buen récord de 6-4 y 3.86 de efectividad.

Pero ni eso convenció al equipo y en 2013 ya estaba con los Astros de Houston donde no pasó nada. Rangers fue su siguiente club y le brindaron una “tacita de café” en agosto. En diciembre de ese año firmó con las Aguilas Doradas de Rakuten, en Japón. En 2015 perteneció a San Francisco y Miami, pero no hubo novedades.

Decidió probar suerte en México, con los Pericos de Puebla en 2016, donde les ayudó a ser campeones. Aunque firmó un contrato de ligas menores con Detroit en 2017, realmente su futuro estaba en Puebla, donde tampoco hizo huesos viejos.

En Australia, su país natal, ha jugado en un período de ocho años, logrando el título ahora con los Bandidos de Brisbane. En 11 partidos logró cinco victorias y dos derrotas, siendo el pitcher ganador del partido decisivo.

¿Cuál es el futuro de Blackley? ¿Volverá a la Liga Mexicana ahora que hay plazas para siete extranjeros? Sólo es cuestión de hacerle una llamada… tiene la maleta lista.

Síguenos!

Síganos!

Manténgase informado