Gil se sintió "visitante"

Por sus declaraciones y gestos en contra de los equipos rivales, el manager Benjamín Gil no es precisamente el hombre más popular del beisbol mexicano; si le agregamos que México quedó eliminado de la Serie del Caribe en la primera ronda, con una pobre demostración de calidad, pues la combinación hace explosión y sucede lo que pasó en Guadalajara el martes: abucheos contra el representativo nacional.

"Local, no me sentía", manifestó Gil a Las Mayores. "Como dicen en Tijuana y en Culiacán, 'Qué gacho'. Es nuestra tierra y estamos defendiendo los colores de nuestro país, de nuestro beisbol. Yo me equivoqué (en algunas decisiones desde la cueva). A lo mejor nadie nunca me lo va a perdonar, pero yo he tratado de hacer muchísimas cosas en lo personal yo, por México y por poner el nombre de México en alto. Creí que había logrado un poquito de eso, pero en cuanto a aquí, quizás no".

Los Tomateros de Culiacán llegaron a la Serie del Caribe con grandes esperanzas de hacer un gran papel y mantener a México como el gigante de la zona en los últimos años. Pero se perdieron tres partidos en forma consecutiva y eso marcó la salida abrupta del conjunto tricolor.

"Frustrante el resultado", dijo Gil.

Los relevistas Casey Coleman (seis hits, cuatro limpias en 1.1 entrada), Derrick Loop, Aldo Montes, Miguel Peña, Nick Struck y Ryan Kussmaul tuvieron momentos para el olvido en momentos críticos en las derrotas de los Tomateros.

"Se construyó un equipo que creíamos que iríamos con gente que había estado pitchando muy bien", dijo Gil al tocar el tema de la estructuración de su cuerpo monticular para el Clásico Caribeño, en el que se notó en particular la ausencia del veterano Sergio Romo. "Creía que si (teníamos) algo de fuerza, era el bullpen. Desafortunadamente, hubo elementos importantes y de mucha calidad que nos fallaron".

Gil, quien dirigía a los Tomateros por segunda vez en cuatro años en la Serie del Caribe (San Juan 2015), afirmó que de haber sucedido las cosas de manera un poco distinta, la historia pudo haber sido otra.

"Yo creía que teníamos buen equipo", dijo. "Contra Cuba y contra Venezuela, estuvimos en realidad a un wild pitch o un batazo de ganar uno de esos dos juegos. Nos hizo falta un batazo oportuno o dominar a un bateador.

"Yo no lo veo como un fracaso. A nosotros no nos dieron ninguna paliza. Va a haber gente que va a usar palabras como fracaso y palabras mucho más fuertes. También se vale, pero yo no lo considero así".

Pese a ese tema, Gil sí elogió la forma en que la ciudad de Guadalajara ha vuelto con el beisbol profesional, con la llegada desde Guasave (Algodoneros) de la actual versión de los Charros de Jalisco en el 2014.

"Creo que la gente en cuatro años se ha hecho muy beisbolera", dijo Gil. "A mí me da mucho gusto que esté creciendo el beisbol en una ciudad tan importante para nuestro país. Felicito a Charros, felicito a la afición de Charros, felicito a la ciudad de Guadalajara. Ojalá y siga creciendo".

Síguenos!

Síganos!

Manténgase informado